El Consejo de Ministros aprueba el Plan para la Regularización y Control del Empleo Sumergido

El Gobierno se muestra convencido de que la EPA del primer trimestre ha marcado "un máximo" en la destrucción de puestos de trabajo, y anuncia que a partir de ahora se creará empleo

El Consejo de Ministros ha aprobado el nuevo Plan para la regularización y control del empleo sumergido, que dará de plazo a los empresarios hasta el próximo 31 de julio para regularizar voluntariamente a sus empleados, tal y como ha explicado el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, quien ha anunciado que una vez pasada esa fecha, las sanciones se multiplicarán hasta por cinco.

El objetivo del plan es "recuperar en el futuro más trabajadores que cotizan", que podrán, desde el primer día, "percibir el conjunto de las bonificaciones y de las ayudas que la legislación establece para la contratación", e "incrementar el sistema de protección social y las garantías de los trabajadores", ha explicado Gómez.

El ministro de Trabajo ha insistiro qne que este plan no supone en ningún caso una amnistía, ya que "no habrá derechos reconocidos para nadie", sino que "se reconocerán a partir del momento en que el trabajador y la empresa sean dados de alta en su nueva situación", y porque se mantienen vigentes hasta el 1 de agosto las sanciones que establecía hasta ahora la ley.

Además del aumento de las sanciones para las empresas y los trabajadores que incumplan sus obligaciones con la Seguridad Social, el plan incluye la intensificación de la actividad y

eficacia de las actuaciones de vigilancia y control del trabajo no declarado por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Valoración datos EPA

Sobre los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre, el Gobierno ha admitido que revelan una situación "muy negativa y grave" del

mercado laboral español, pero se ha mostrado seguro de que la EPA del primer trimestre ha marcado "un máximo" en la destrucción de puestos de trabajo, pero

que a partir de ahora se creará "empleo, empleo y empleo", tal y como ha afirmado el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Por su parte, el ministro de Trabajo, ha querido recordar que "ocho de cada diez despidos producidos en la crisis se han hecho al amparo de la reforma laboral que fue aprobada por un gobierno en el que era ministro Mariano Rajoy", y ha indicado que, aunque todavía los datos de crecimiento de la economía no son suficientes para que se produzca un incremento significativo de la creación de empleo, y se puedan ver los resultados de la reforma laboral aprobada por el Gobierno, ya se dejan

ver algunos efectos positivos, como el aumento del contrato de fomento del trabajo o los EREs de reducción de jornada, que se han multiplicado por tres.

Gómez volvió a reiterar que la previsión del Gobierno es que a partir del segundo semestre de este año ya se comience a crear empleo, palabras que suscribió Pérez Rubalcaba, quien afirmó que "abril será un buen mes de empleo y mayo y junio, por tanto, vamos a crear empleo en los próximos meses y este máximo de hoy no

lo vamos a volver a alcanzar. La economía está creciendo y estamos intentado que este crecimiento se convierta rápidamente en empleo. La EPA de junio será mejor".

 

 

El Consejo de Ministros también ha aprobado el proyecto de Ley por el que se procede a la integración del Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social en el Régimen General de la Seguridad Social a partir del 1 de enero de 2012, una medida que, según ha informado el ministro de Trabajo, beneficiará a 820.000 asalariados del c...