El Consejo de Ministros aprueba el proyecto de Ley del Registro Civil

También da luz verde a la reducción de tres Secretarías de Estado, dos secretarías generales y tres direcciones generales

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto de Ley del Registro Civil, que, entre otras novedades, supondrá que dejará de expedirse el tradicional libro de familia y permitirá que los ciudadanos puedan acceder a una base electrónica para consultar sus datos en cualquier momento y lugar del país.

El objetivo de este proyecto, que ahora se remite al Congreso para su tramitación parlamentaria, es agilizar y eliminar trámites burocráticos innecesarios y configurar un Registro Civil electrónico, "moderno, rápido, accesible y único" para toda España.

Así lo ha destacado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha subrayado que el nuevo Registro Civil tendrá al ciudadano como "eje central" y además supondrá una "desjudicialización" que liberará a los jueces de tareas que no aportan valor a su función.

Fernández de la Vega ha indicado que, aunque el proyecto tiene todavía que pasar por el Parlamento, y habrá un "régimen transitorio" para su entrada en vigor, es posible que a partir del próximo mes de octubre muchos de los trámites ya puedan realizarse a través de Internet.

En este sentido, ha recordado que el plan de digitalización del Registro Civil ya está muy avanzado y que gracias al DNI electrónico el acceso a la base de datos podría empezar a funcionar en otoño.

Además, el Consejo de Ministros ha dado luz verde este viernes a una nueva reducción de altos cargos que supondrá la eliminación de tres Secretarías de Estado, dos secretarías generales y tres direcciones generales, con las que ahorrará "cerca de dos millones de euros", según ha dicho en rueda de prensa la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

En concreto, el Gobierno ha suprimido la Secretaría de Estado de Turismo, cuyo titular, Joan Mesquida, ha aceptado seguir en su puesto rebajando su rango al de secretario general. Además, se fusionan las secretarías de Estado de Exteriores e Iberoamérica en una sola de "Asuntos xteriores e Iberoamericanos" cuyo responsable será Juan Pablo de Laiglesia, hasta ahora secretario de Estado para Iberoamérica. El hasta ahora responsable de Exteriores, Ángel Lossada, se encuentra recuperándose de un aneurisma cerebral que sufrió en primavera.

La tercera Secretaría de Estado suprimida es la del Alto Representante para la Presidencia de la UE, Nicolás Martínez Fresno, que este viernes ha sido nombrado Presidente del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, en sustitución del diplomático Yago Pico de Coaña, que será destinado a una Embajada.

El Gobierno ha suprimido además la Secretaría General para la UE y la de Asuntos Generales y Migratorios, y ha agrupado las direcciones generales del Departamento de Miguel Ángel Moratinos, que pasan de 17 a 13. Con las decisiones de este viernes el Gobierno da por concluido el plan de reducción de altos cargos que ha supuesto un recorte del 12 por ciento en estos puestos.

El Ejecutivo ya eliminó 36 puestos el pasado abril pero dejó para el mes de julio, una vez pasada la presidencia de la UE, el nivel de Secretaría de Estado y todo lo relativo al Ministerio de Exteriores. Eso sí, queda pendiente el recorte de alrededor un centenar de subdirecciones generales (cuyos titulares no tienen consideración de altos cargos).