El economista Jeffrey Sachs propone un nuevo fondo para combatir el hambre

Caldera, convencido de que la Conferencia de Madrid sobre Seguridad Alimentaria seguirá sus propuestas para combatir el hambre y la pobreza en el mundo

El prestigioso economista norteamericano Jeffrey Sachs ha propuesto este lunes la creación de un mecanismo de coordinación financiera (MCF) para aumentar la producción de los pequeños agricultores en los países más pobres con el objetivo de combatir el hambre y la pobreza extrema en un año.

Sachs, acompañado del secretario de Ideas y Programas del PSOE y responsable de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, ha expuesto en rueda de prensa el informe "La producción de los pequeños agricultores y la reducción de la pobreza", que se presentará en la Conferencia de Madrid sobre Seguridad Alimentaria.

El economista norteamericano, que ha liderado la elaboración del documento a propuesta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha explicado que el mecanismo de coordinación financiera supondría la creación de un fondo, que podría estar en el Banco Mundial, para mejorar la productividad de los pequeños agricultores.

Esta iniciativa está orientada a mejorar la situación de cientos de millones de agricultores minifundistas en África, que no logran producir cosechas ni para su propio consumo ni para el mercado, según Sachs, quien ha subrayado que se pueden conseguir mejoras "de un año para otro".

Sachs, consejero especial del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha precisado que el fondo facilitará a los agricultores de los países pobres el acceso a semillas mejoradas, abonos y fertilizantes, que les permitirán duplicar su producción.

Ha puesto como ejemplo el caso de Malawi, cuyo presidente, Bingu Wa Mutharika, ha puesto en marcha un plan para posibilitar a los agricultores el acceso a una bolsa de fertilizantes y semillas mejoradas, que permitió al país africano duplicar la producción de alimentos y pasar de las hambrunas a tener un excedente de alimentos.

El economista, director del Instituto de la Tierra en la Universidad de Columbia, ha indicado que hay 100 millones de hogares muy pobres, que disponen de una hectárea cada uno, y que necesitan una media de 100 dólares por unidad familiar al año, por lo que se necesitarían unos 10.000 millones de dólares para comenzar a desarrollar sus capacidades.

Después de resaltar que se trata de la "vida o muerte para los pueblos más pobres del mundo", ha hecho un llamamiento a actuar "ya" y ha expresado su deseo de poder contar con la voluntad y la disposición de los países donantes a colocar sus fondos en una cuenta única que podría estar en el Banco Mundial.

Sachs ha agregado que el mecanismo de coordinación financiera responde al mismo planteamiento de partenariado público-privado que estableció el fondo global de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria.

Por su parte, Caldera se ha mostrado convencido de que la Conferencia de Madrid sobre Seguridad Alimentaria seguirá las propuestas de Sachs para combatir el hambre y la pobreza en el mundo.