El Gobierno aprueba la reforma del FAD para desligar la ayuda al desarrollo de los intereses comerciales de España

De la Vega destaca que se busca "alcanzar mayores cotas" de "rigor y eficacia" de la ayuda al desarrollo y garantizar una mejor respuesta en las crisis humanitarias

El Gobierno ha aprobado este viernes el proyecto de reforma del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) para desligar la cooperación con los países pobres de los intereses comerciales de España y que estaba pendiente desde la legislatura pasada.

El Consejo de Ministros ha dado su visto bueno a dos anteproyectos de ley que comenzarán ahora su trámite parlamentario y que sustituirán el actual FAD por dos nuevos instrumentos, uno dedicado "exclusivamente" a la ayuda al desarrollo que gestionará el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y otro dirigido a la internacionalización de la empresa española que dependerá del departamento de Industria, Comercio y Turismo, precisó la vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, en rueda de prensa.

El FAD, creado en 1976, lo gestionan en la actualidad estos dos departamentos junto al Ministerio de Economía y Hacienda y a él se cargan operaciones de todo tipo, desde acciones de ayuda humanitaria y de emergencia, hasta actuaciones ligadas a la exportación, pasando por contribuciones a instituciones financieras internacionales y a organismos multilaterales de desarrollo.

De la Vega indicó que la reforma "obedece" a la "necesaria adecuación" a los tiempos actuales, en los que España ha aumentado considerablemente su cooperación con los países pobres, para "alcanzar mayores cotas" de "rigor y eficacia" de la ayuda al desarrollo y garantizar una mejor respuesta en las crisis humanitarias.