El Gobierno aprueba que los parados paguen la mitad de su hipoteca durante dos años

Se bonificará con 1.500 euros a las empresas que contraten a desempleados

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que el Ejecutivo concederá una moratoria de hasta dos años para el pago del 50 por ciento de las cuotas hipotecarias a los desempleados y autónomos inactivos con cargas familiares que tengan préstamos inferiores a 170.000 euros. Zapatero también anunció que la devolución que reciben quienes pagan una hipoteca cuando hacen la declaración de la renta se incorporará a las retenciones mensuales en las nóminas, lo que reducirá dichas retenciones hasta en dos puntos y permitirá a 3,5 millones de ciudadanos disponer antes de este beneficio fiscal.

En una comparecencia extraordinaria en el Palacio de la Moncloa, Zapatero explicó que la moratoria para el pago de las cuotas hipotecarias podría beneficiar a medio millón de personas, que tienen que haber suscrito su préstamo antes del 1 de enero de 2008. Sólo podrán solicitar esta moratoria los trabajadores por cuenta ajena parados o que pierdan su trabajo antes del 1 de enero de 2010, así como los autónomos con cargas familiares que hayan debido cerrar su negocio o que acredite pérdidas que reduzcan sus ingresos hasta tres veces el Indicador Público de Efectos de Renta Múltiple (IPREM), que está en 516,9 euros. También podrán acceder quienes pasen a ser pensionistas de viudedad con cargas familiares.

El límite del aplazamiento, que garantizará el Instituto de Crédito Oficial, será de 500 euros al mes, y las cantidades aplazadas se deberán recompensar a partir del 1 de enero de 2011 prorrateadas en las mensualidades que resten para pagar el préstamo, con un límite de diez años. En cuanto a la segunda medida, por la que se descontarán de las retenciones de cada nómina los beneficios fiscales por tener una hipoteca, en lugar de esperar a la declaración del IRPF, señaló que también será voluntaria y sólo podrán acceder a ella quienes tengan rentas inferiores a los 33.000 euros. Esta actuación supondrá un adelanto de liquidez para las familias de 2.000 millones de euros y podría beneficiar a tres millones y medio de contribuyentes.

El presidente del Gobierno también anunció que se ampliará en dos años, hasta cuatro, el plazo a efectos fiscales que tienen quienes se han comprado una vivienda habitual nueva para que vendan la anterior. Según la normativa actual, quienes compran una nueva vivienda están exentos de pagar la plusvalía por la venta de la anterior, porque se considera reinversión para la nueva casa, pero para disfrutar de este beneficio fiscal tienen que vender la primera vivienda en los dos años siguientes a la segunda compra.

Debido a que en la actualidad el parón del mercado inmobiliario hace más difícil la venta, el Gobierno ha decidido ampliar el plazo en dos años más, y nunca más tarde del 31 de diciembre de 2010. Esta medida será efectiva para quienes han comprado una segunda vivienda desde 2006 hasta 2008. Zapatero también confirmó que el Ejecutivo ampliará el plazo para materializar el saldo de la cuenta ahorro vivienda. Recordó en este sentido que se ampliará el plazo para

materializar la compra y no tener que devolver las desgravaciones fiscales, pero no para efectuar nuevas aportaciones a la cuenta vivienda.

Estas cuatro medidas completan el primer paquete de actuaciones anunciado hoy por el presidente del Gobierno, que tiene como objetivo ayudar a las familias hipotecadas "que pueden atravesar dificultades económicas". El segundo, que también se ap...