El Gobierno cree que la inflación acabará el año por debajo del 3%

Vegara señala que en 3 meses el IPC ha bajado 1,7 puntos y seguirá esta tendencia

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, consideró este miércoles que actualmente se dan "todas las condiciones" para que la inflación española -que se situó en octubre en el 3,6 por ciento- acabe el año con una tasa inferior al 3 por ciento.

En la rueda de prensa en la que analizó los datos del IPC, Vegara señaló que la reducción que la tasa de inflación viene registrando desde agosto se explica "casi en su totalidad" por la reducción de los precios del petróleo, que ha hecho moderarse los incrementos anuales de carburantes y lubricantes, y la evolución de los precios de la alimentación, que o se han estabilizado o incluso han bajado.

Vegara, que recordó que el IPC ha bajado 1,7 puntos en sólo tres meses y el diferencial de precios con la zona euro que se ha reducido a sólo cuatro décimas -el menor desde enero de 2004-, insistió en que, "con el permiso del petróleo", la inflación podrá seguir ralentizándose en los próximos meses.

El secretario de Estado expresó su confianza en que los agentes sociales tengan en cuenta esta moderación de los precios de consumo a la hora de negociar los aumentos de los salarios, sin olvidar tampoco la propia evolución del empleo.

En su opinión, la evolución de los salarios tiene que ser "más acorde" con la situación económica actual y "menos acorde" con los elevados niveles que alcanzó la inflación a mediados de año –en julio llegó hasta el 5,3 por ciento-, tasas que, insistió, fueron

"coyunturales" y debidas a factores como el elevado precio del crudo.

Por otro lado, Vegara destacó que también se ha reducido la tasa de inflación subyacente -que excluye del índice general los precios del crudo y los alimentos frescos- lo que demuestra los componentes más estables del IPC están creciendo "claramente por debajo" de la inflación general.

El secretario de Estado señaló que es difícil calcular en qué medida el deterioro de la economía, y en consecuencia el del consumo, ha pesado en la evolución de los precios de consumo, aunque reconoció que "una parte" de la bajada de la tasa podría explicarse

por esta causa.