El Gobierno presenta el Anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo

Garantizará a las mujeres la posibilidad de tomar una decisión libre e informada sobre la interrupción voluntaria del embarazo hasta las catorce semanas de gestación y, de manera excepcional, hasta la semana veintidós cuando corra peligro su salud

El Gobierno ha presentado este viernes, según el acuerdo del Consejo de Ministros, el Anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

La futura Ley garantizará a las mujeres la posibilidad de tomar una decisión libre e informada sobre la interrupción voluntaria del embarazo hasta las catorce semanas de gestación y, de manera excepcional, hasta la semana veintidós cuando corra peligro su salud o hubiera anomalías en el feto. Además, la norma contempla más garantías jurídicas para las mujeres, más seguridad para los profesionales sanitarios y medidas para prevenir embarazos no deseados.

El Consejo de Ministros ha dado el visto bueno al Anteproyecto de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que será remitida al Consejo General del Poder Judicial y al Consejo Fiscal para que emitan sus informes preceptivos.

El texto recoge las principales recomendaciones del comité de expertos nombrado por el Gobierno y las conclusiones de la subcomisión de Igualdad del Congreso de los Diputados.

La vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo que "derechos, garantías, seguridad y respeto" son las palabras clave que definen el Anteproyecto.

A su juicio, el resultado es un "texto razonado, ponderado, en línea con la realidad española de hoy, con la legislación que rige en la mayor parte de los países de nuestro entorno y con las recomendaciones de los organismos internacionales".

La futura Ley, ha añadido, "protege y garantiza en todo el Estado los derechos de las mujeres que afrontan una decisión tan difícil como la de interrumpir su embarazo". Además, dará seguridad jurídica a los profesionales de la sanidad, al establecer claramente los plazos y supuestos en los que puede producirse.

El espíritu de la Ley, según la Vicepresidenta Primera, es "salvaguardar la dignidad de la mujer", y preservar esa dignidad "en el marco de los derechos fundamentales reconocidos por la Constitución".

Prevenir embarazos no deseadosLa ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha afirmado que la futura ley es equilibrada, garantiza los derechos de autonomía y libertad de las mujeres y no descuida la protección de la vida prenatal. Aído no cree que sea posible "proponer una ley más equilibrada que ésta".

El principal objetivo de la norma, ha subrayado, es "frenar el incremento progresivo de embarazos no deseados que ha tenido lugar en nuestro país en los últimos diez años".

Bibiana Aído ha resumido los principales contenidos del Anteproyecto. El documento contiene un bloque importante de medidas en los ámbitos social, sanitario y educativo, para garantizar los derechos a la salud sexual y reproductiva y para prevenir embarazos no deseados.

Estas iniciativas están enmarcadas en una Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva que el Gobierno tendrá que elaborar cada cinco años con la colaboración de las Comunidades Autónomas y de la comunidad científica y educativa.

La titular de Igualdad ha señalado como novedad el hecho de que el Ejecutivo dé rango de Ley a la educación sexual, a la formación y a la prevención de embarazos no deseados.

La futura Ley garantiza a las mujeres la posibilidad de tomar una decisión libre e informada sobre la interrupción voluntaria del embarazo en las primeras catorce semanas de ges...