El Grupo Parlamentario Socialista presenta una proposición no de ley para la eliminación de los paraísos fiscales

A iniciativa de Jesús Caldera, los socialistas proponen, entre otras medidas, eliminar las áreas de impunidad y los paraísos fiscales

El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado a la Mesa del Congreso de los Diputados una Proposición no de ley “relativa a la reforma de la arquitectura financiera internacional y la eliminación de los paraísos fiscales”. El diputado Jesús Caldera, Secretario del Área de Ideas y Programas del PSOE, es el precursor de esta proposición no de ley ante la próxima reunión del G-20 en Londres el 2 de abril, cumbre que abordará la estabilidad, el crecimiento y el empleo.

ELIMINACIÓN DE PARAÍSOS FISCALES

El Grupo Parlamentario Socialista, con esta proposición no de ley, insta al Gobierno a “promover a nivel internacional y nacional las medidas necesarias para incrementar la transparencia en el sistema financiero”. Para el PSOE dicha transparencia implica, entre otros aspectos, eliminar “las áreas de impunidad y los paraísos fiscales” con “medidas aplicables a nivel nacional, europeo y/o internacional” entre las que se destaca la introducción de “desincentivos fiscales para todo movimiento de fondos que tengan como origen o destino un paraíso fiscal” y la “prohibición de que las entidades bancarias tengan filiales o sucursales en dichos territorios”. Además, la proposición no de ley propone la “supresión del secreto bancario estableciendo medidas severas de aislamiento financiero para los Estado que no quieran colaborar”.

Según el Grupo Parlamentario Socialista, hay que tomar las “medidas necesarias” para “recuperar un sentido ético de las finanzas” por lo que “los esquemas de retribución para ejecutivos y altos cargos de las entidades financieras deben ligarse a la evolución real de la empresa a lo largo del tiempo y deben quedar sujetos a la publicación individual y su aprobación por los accionistas minoritarios”.

FORTALECIMIENTO DEL FMI

La proposición no de ley, que promueve Caldera, insta al Ejecutivo a “defender una reforma de las instituciones financieras multinacionales” para fortalecer sus capacidades “para actuar en la crisis actual y evitar crisis futuras”. Una de las recomendaciones del Grupo Parlamentaria Socialista es “reforzar” los recursos del Fondo Monetario Internacional para “proteger su papel como prestamista de última instancia” y capacitar al FMI como “supervisor financiero internacional” y establecer “un sistema de vigilancia y alerta temprana para prevenir nuevas crisis”.

Por eso, los socialistas consideran que el Fondo Monetario Internacional “debe reformar su sistema de gobernanza” para incluir “a las nuevas economías emergentes en la toma de decisiones y facilitar la silla única para los países de la zona euro” y añade “facilitar una silla única para los países de la zona euro”. Las reformas deberían facilitar, según el Grupo Parlamentario Socialista, “el intercambio de información financiera entre países”.