El Grupo Socialista critica que el PP en vez de gravar las grandes fortunas con un nuevo impuesto, las amnistía y penaliza a las clases medias

Rodríguez-Piñero dice que no cree que “el PP haya pensado en el ánimo con el que vamos a hacer los contribuyentes la declaración de la renta de este año, cuya campaña se inicia precisamente hoy”

El Grupo Parlamentario Socialista ha criticado que el PP, en vez de gravar las grandes fortunas con un nuevo impuesto, las amnistía y penaliza a las clases medias. “Está en su mano crear un nuevo impuesto moderno y recaudatorio”, ha dicho la diputada Inmaculada Rodríguez-Piñero, secretaria de Política Económica y Empleo del PSOE.

La diputada socialista ha defendido ante el Pleno de la Cámara, una proposición no de ley del Grupo Socialista relativa al Impuesto sobre las Grandes Fortunas, por la que insta al Gobierno a presentar en los próximos tres meses para su entrada en vigor en el presente ejercicio, un proyecto de ley del Impuesto sobre Grandes Fortunas, en línea con lo que existe en Francia y se ha anunciado recientemente en el Reino Unido. “Un impuesto, cuya capacidad normativa corresponderá al Estado, para asegurar un gravamen equitativo del patrimonio”.

Este impuesto, según ha desgranado Rodríguez-Piñero, gravará la capacidad económica derivada de la riqueza independientemente de donde esté invertida. “Se establecerán mínimos exentos para excluir a los contribuyentes con un patrimonio medio y la titularidad de la vivienda habitual hasta un valor máximo”.

Además, ha indicado que se evitará la elusión del impuesto mediante la utilización de sociedades o entidades de cualquier naturaleza o tipo, incluidas las SICAV, así como la utilización de países que tengan la consideración de paraísos fiscales y contemplará tipos de gravamen mayores para aquellos bienes de carácter suntuario que pongan de manifiesto una elevada capacidad económica de los contribuyentes.

“El 50% del rendimiento del tributo se cederá a las Comunidades Autónomas y, de esta cantidad, el 75% irá al Fondo de garantía de servicios públicos fundamentales para financiar la sanidad, la educación y los servicios sociales”, ha añadido.

Por otro lado, se ha referido a que la subida del IRPF aprobada recae mayoritariamente sobre las rentas del trabajo y las clases medias, frente a un porcentaje mucho menor que recae sobre las rentas del capital, a la vez que aprueban una amnistía fiscal. “Un auténtico regalo a las grandes fortunas defraudadoras mientras se penaliza a los contribuyentes que cumplen. Sinceramente, no creo que hayan pensado en el ánimo con el que vamos a hacer los contribuyentes la declaración de la renta de este año, cuya campaña se inicia precisamente hoy”.