El Grupo Socialista pide la comparecencia urgente de Rajoy y de todos sus ministros para explicar unos "recortes injustos e ineficaces que castigan a las clases medias, los jóvenes y las rentas del trabajo"

El portavoz del GPS, José Antonio Alonso, dice que el PP conocía perfectamente las previsiones de déficit del Estado y de las CCAA_x000D_

El Grupo Parlamentario Socialista ha solicitado hoy la comparecencia urgente ante el pleno del Congreso del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para que explique el decreto de medidas económicas aprobado en el último Consejo de Ministros de 2012. Así lo ha anunciado esta mañana en rueda de prensa celebrada en el Congreso de los Diputados, el portavoz del Grupo Socialista. José Antonio Alonso ha informado también de que solicitará, a lo largo del día de hoy, la comparecencia en Comisión de todos los ministros del Gobierno para que expliquen pormenorizadamente las partidas que van a recortar en sus respectivos departamentos.

 

Alonso ha calificado de “injustos e ineficaces” los ajustes aprobados por el Gobierno del PP: injustos porque “suponen un castigo tremendo para las clases medias, los autónomos, los jóvenes y, en general para todas las rentas del trabajo”; e ineficaces porque solo van a servir para “contraer la economía y van a provocar más recesión y más paro”.

 

Respecto a la desviación del déficit público prevista para 2011, Alonso ha asegurado que el PP conocía perfectamente la situación de las cuentas públicas antes de llegar al Gobierno: “las cuentas estaban claras”.

El portavoz del Grupo Socialista recordó que el traspaso de poderes se hizo de forma modélica y que la desviación del déficit no se ha producido en las cuentas de la Administración del Estado, sino en la de las Comunidades Autónomas. “Cuando Mariano Rajoy entró en el Gobierno era consciente del estado de las cuentas en las comunidades, entre otras cosas porque la mayoría de ellas las gobierna desde mayo el Partido Popular” ha asegurado Alonso. Por esa razón el Portavoz socialista mantiene que Rajoy conocía la situación real del déficit y, pese a ello, “ni en la campaña electoral, ni en el debate de investidura hizo alusión alguna al tema” y ocultó su receta para corregirlo. Una receta que se basaba, como ahora ha demostrado, en subir impuestos a todos los españoles y hacer recaer el coste de la crisis en las clases medias y bajas, así como en los jóvenes, los pensionistas y los trabajadores autónomos.