El Grupo Socialista presenta una queja formal al presidente del Congreso por el aislamiento de la Cámara durante la comparecencia del presidente del BCE

El portavoz socialista Valeriano Gómez le ha dicho a Mario Draghi que viene a un país que acaba de perder 850.000 empleos como consecuencia de la política errónea y equivocada, de austeridad a ultranza

Valeriano Gómez, portavoz socialista de Economía, ha anunciado que su Grupo Parlamentario ha elevado una queja formal al presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, por el aislamiento que ha sufrido la Cámara durante la comparecencia del presidente del BCE, Mario Draghi.

“Si, como parece haberse comprobado, esta no fue una condición impuesta por el presidente del BCE, que duda cabe que se trata de una decisión propia del presidente del Congreso”, ha dicho el portavoz socialista. “No sé cuál era su intención, pero desde luego ha cometido un error imperdonable. Esto no es propio de esta Cámara, una cosa es la Comisión de Secretos Oficiales y otra es poder debatir con el presidente de un órgano que tiene en su poder la política más importante de corto plazo y de coyuntura en Europa, como es la vigilancia de su dinero, de su moneda y de su nivel de precios”.

Según Gómez, que ha considerado que no había habido ninguna razón para que ese debate entre el presidente del BCE y los portavoces de los grupos no se hubiera producido de manera pública, este comportamiento no solo perjudica a la propia comparecencia del presidente del BCE, sino que también perjudica ostensiblemente la imagen del Congreso de los Diputados. “Esto no ha ocurrido nunca y nos parece muy grave lo sucedido, no solo para los diputados, sino también para los propios medios de comunicación”.

Ha insistido ante el presidente del BCE en que visita España después de conocer hace muy pocos días los resultados de la política económica, aplicada en 2012, en el ámbito del comportamiento del mercado de trabajo. “Viene a un país que acaba de perder 850.000 empleos como consecuencia de la política errónea y equivocada, de austeridad a ultranza. Nunca podremos compartir que el estado del bienestar sea el que soporte el conjunto del proceso de consolidación fiscal, de austeridad irracional”, ha asegurado

En su opinión, hay defectos fundamentales que tiene que arreglar la autoridad monetaria “porque es ella quien tiene la responsabilidad arreglarlo, como es la insuficiencia de la financiación de la banca nacional, sobre todo hacia las empresas productivas. Y le hemos invitado a que tome nota de lo que está haciendo la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra, financiando a la banca nacional, con la condición y compromiso de que esos préstamos tienen que ir directamente para mejorar la financiación de la inversión productiva en los países más afectados por la crisis, como son los del sur de Europa”.