El movimiento socialista cristiano conformará un grupo dentro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE

Jáuregui: el PSOE resuelve una anomalía al incorporar al mundo cristiano

El coordinador de la Interparlamentaria de Andalucía y miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE, Javier Barrero, anunció hoy que el movimiento socialista cristiano conformará un grupo dentro de la Comisión Ejecutiva Federal.

En declaraciones a los periodistas antes de intervenir en el acto de clausura en Córdoba del Congreso de la Liga Internacional de Socialistas Religiosos, Barrero puso en valor el mundo de la religión para la Democracia y para el socialismo.

Asimismo, detalló que el mundo cristiano y el socialismo "no son contrapuestos sino dos mundos que se compaginan" y apuntó que "si hoy el mundo cristiano desapareciera de la militancia y el electorado del PSOE, el partido tendría menos de la mitad de sus militantes y de los votos".

De igual manera, el parlamentario europeo Ramón Jáuregui señaló que el socialismo tenía "una anomalía histórica al no incorporar en su seno al mundo  cristiano", ya que "en todos los partidos europeos hay una larga tradición de organizaciones cristianas dentro de la izquierda".

En este sentido, consideró que hoy es "una fecha histórica para el PSOE" al incorporar a "una corriente interna que quiere ser una manera de ser socialista a flor de ser cristiano". "Mucha gente se hace socialista por su interpretación del Evangelio", subrayó, a lo que añadió que son "socialistas muy comprometidos y muy fieles".

200 PERSONAS DE 18 PAISES

El Congreso de la Liga Internacional de Socialistas Religiosos que se celebró en Córdoba con la presencia de 200 personas de 18 países, socialistas religiosos, cristianos de diversas iglesias y creyentes de otras confesiones.

Entre las conclusiones del congreso destacan reflexiones sobre la globalización y la crisis económica como crisis del capitalismo, del neoliberalismo, y el reconocimiento del papel de lo público en el liderazgo de la lucha contra la crisis.

Además, el congreso detalló que la situación actual se debe por "una crisis de valores", ya que predomina el enriquecimiento rápido cuando "se necesita la espiritualidad para salir de la crisis global, la espiritualidad laica y religiosa".

Asimismo, el congreso pidió políticas públicas de justicia global relacionadas con la condonación y renegociación externa, las nuevas reglas de comercio internacional, la restauración de la deuda ecológica, la redistribución internacional de la riqueza, el desarme para el desarrollo y la educación para la diversidad y la convivencia.

Se hizo un llamamiento a favor de que el mundo occidental, la Europa de la riqueza y el bienestar, incluida España, no cierre la puerta a los hombres y mujeres que salen de sus países para dejar atrás la pobreza y la miseria en busca de condiciones de mejores vida. De manera que se apueste por políticas de integración de los inmigrantes y a favor del reagrupamiento familiar y del arraigo.

Demandó apostar por la centralidad del trabajo en la sociedad, "por el valor del trabajo y por los intereses de los trabajadores, frente al patrono-capital, frente a la primacía del accionista y de los gestores en la economía neoliberal".

El congreso reflexionó sobre la necesidad de apostar por una economía sostenible, que defienda el medio ambiente, frente a la explotación desenfrenada de la naturaleza y en beneficio también de las generaciones futuras.

Por último, los reunidos en el congreso indicaron que la contribución fiscal es "un medio necesario ...