El plan de préstamos se destinará, principalmente, a la rehabilitación de pequeños y medianos hoteles

El plan de préstamos se destinará, principalmente, a la rehabilitación de pequeños y medianos hoteles

El Consejo de Ministros aprobó este viernes el 'Plan Renove Turismo' con una inversión de 400 millones de euros destinados a obras de rehabilitación y de mejora de las infraestructuras turísticas para 2009. El plan de préstamos estará dirigido, principalmente, a pequeñas y medianas empresas y a aquellas empresas del sector que quieran modernizarse o rehabilitar sus establecimientos, tal como explicó la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Por su parte, el secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, aseguró que con ello se pretende "beneficiar al sector turístico en el sentido más amplio posible".

Con una inversión que supera los 400 millones de euros, el Gobierno puso en marcha hoy el 'Plan Renove Turismo' para "mejorar el nivel de infraestructuras a largo plazo y a corto plazo, propiciar un efecto anticíclico como consecuencia de la inversión pública y la privada inducida que lleva consigo", según De la Vega. La inversión estará principalmente destinada a la rehabilitación o modernización de las pequeñas y medianas empresas.

La concesión de créditos se articulará a través de una línea de crédito, gestionada por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Con ello se pretende que las empresas puedan ayudar a incrementar "el nivel y atractivo de la oferta turística" de España y, en concreto, la calidad del producto para atraer a más turistas con capacidad de gasto.

El importe máximo a financiar será del 90 por ciento de la inversión neta, y el límite máximo acumulado por beneficiario será el que corresponda aplicar al plazo de amortización elegido. El Estado cederá esta financiación al cero por ciento y el tipo de interés final aplicable al beneficiario será del 1,5 por ciento, cuyo margen será establecido por las entidades de crédito.

Los plazos de amortización propuestos son: cinco años sin período de carencia, o con un período de carencia de un año, para una inversión máxima de un millón de euros; siete años sin carencia, o con carencia de dos años, para un máximo de un millón de euros; diez años sin período de carencia, o con carencia de tres años, para un máximo de 660.000 euros y doce años sin carencia, o con carencia de cuatro años, para un límite de inversión de 660.000.

De la Vega ve con optimismo esta medida, que contribuirá a mantener el liderazgo de España como segundo país en turismo vacacional, y a fortalecer un sector que constituye una de las fuentes de riqueza de la economía española, que aporta el 11 por ciento del PIB y representa el 12 por ciento de los empleos directos.

TURISMO FORTALECIDO

Por su parte, el Secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, indicó que con este plan se pretende "beneficiar al sector turístico en el sentido más amplio posible", por lo que afectará a las agencias de viaje, los alojamientos, la restauración y la oferta complementaria.

En la situación actual de "deterioro económico" las administraciones con competencia en materia turística tienen que mantener "una confianza activa", ya que anteriormente se ha salido "de situaciones muy complicadas", según Mesquida. Sin embargo, el turismo siempre ha salido fortalecido de estas situaciones y en algunas ocasiones se ha hecho de un problema una oportunidad".