El presidente impone las medallas de la Orden del Mérito Constitucional a quienes formaron el Gobierno de España el 23-F

El Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha presidido el acto de imposición de medallas a los miembros de la Comisión de secretarios y subsecretarios que el 23 de febrero de 1981, se constituyeron como Gobierno de España.

El presidente del Gobierno ha agradecido a los galardonados el servicio prestado y se ha lamentado porque a algunos de los galardonados se les ha concedido la distinción a título póstumo. "Deberíamos haberlo hecho mucho antes". "Deberíamos tener, a veces, menos pudor como país en reconocer y a ensalzar a quienes han prestado en favor de todos grandes servicios cívicos".

El presidente del Gobierno ha señalado que "hoy y, sobre todo mañana, en el acto central de recuerdo del 23-F que se celebrará en el Congreso de los Diputados, honraremos como se merece a nuestros héroes de la transición, nuestros héroes cívicos, actores de la democracia y de la paz".

ESTADO DEMOCRÁTICO

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que "la Comisión que ustedes integraron se erigió durante ese día en bastión y señal del Estado democrático que los ciudadanos de nuestro país nos habíamos dado con nuestra Constitución y también con nuestras instituciones. Aquel 23-F dejamos atrás los tiempos en que personas de uniforme, abrazando una u otra causa, decidían el rumbo de la historia de España, contraviniendo el principio esencial de que la fuerza no es el poder que decide, sino un instrumento al servicio de la sociedad en su conjunto y que, por tanto, ha de estar bajo el mando del poder democrático legítimo".

En este sentido el presidente del Gobierno ha añadido que "abrimos la puerta, también para siempre, a esta otra época en la que nuestros militares son, por su actividad y por sus méritos, una de las corporaciones más prestigiosas, respetadas y admiradas por la ciudadanía".

"La ultima incursión del golpismo en nuestras instituciones será recordada por un grito: "quieto todo el mundo"; que, pistola en mano de quien lo profirió, deja para la historia uno de los alegatos más radicalmente antidemocráticos que quepa imaginar", ha asegurado el presidente. Rodríguez Zapatero ha recordado que "en democracia, por definición, nadie está o se queda quieto. Nadie por la mera imposición de nadie".

SERVIDORES PÚBLICOS

El presidente del Gobierno ha querido poner en valor la actitud de "tantos servidores públicos, miembros de las fuerzas armadas, de los cuerpos de seguridad, funcionarios, que mantuvieron, durante aquellas horas, la dignidad y el funcionamiento mismo del Estado democrático". "Tiene pleno sentido este homenaje que hoy, por fin, públicamente, les tributamos a ellos y a todos los demás servidores públicos que supieron más que nunca comportarse como tales, y cuanto más los necesitábamos".