El PSOE acusa al PP de "cinismo político por criticar hoy lo que defendía cuando gobernó"

Pedro Sánchez apela a la "responsabilidad" del PP y le pide que no use la lucha antiterrorista como elemento de "confrontación"

“El Gobierno está haciendo lo que tiene que hacer”. El diputado y miembro del Comité Electoral del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado esta mañana que el Ejecutivo “está cumpliendo con el Estado de Derecho escrupulosamente” en el caso Troitiño.

“Nos sorprende que el PP trate de usar esta situación de forma partidista, cuando en 2002, con el Partido Popular en el Ejecutivo y Mariano Rajoy como vicepresidente del Gobierno, actuaron de la misma forma en el caso de Josu Ternera”. Entonces, Rajoy aseguró que el Ejecutivo actuó “con absoluta diligencia” y Rajoy también dijo que el Gobierno “no podía vigilar a persona alguna si no es con autorización judicial”. Sánchez acusa al PP de “cinismo político grave” por “criticar hoy lo que defendía cuando estaba en el Gobierno”.

“Los demócratas debemos ser muy respetuosos con el Estado de Derecho en cada momento”, ha afirmado. “Gobierno, Fiscalía y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, todos están haciendo el trabajo que les corresponde”, también con las listas de Bildu. “Todos hacen su trabajo, menos el PP, que, en vez de apoyar al Ejecutivo y a las instituciones prefiere olvidar los procedimientos incluidos en la Ley de Partidos y enfangar la vida pública con el único objetivo de conseguir rédito electoral”.

“No todo vale para atacar al Gobierno”, dice Sánchez, que apeló a “la responsabilidad” del PP en la oposición y afirma que “con su actitud de confrontación sólo consigue dañar la unidad de los demócratas en la lucha contra el terrorismo y dar balones de oxígeno a una ETA que, gracias al trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la actuación del Gobierno está más débil que nunca”.

“Que sepa el PP que esta estrategia no le va servir”, afirma Sánchez. “Los ciudadanos están cansados de las salidas de tono del principal partido de la oposición, de sus ataques a las instituciones y de su falta de propuestas para hacer avanzar el país” y “mucho menos le van a perdonar su falta de colaboración en la lucha por acabar definitivamente con ETA”.

Lo que dijo Mariano Rajoy, como vicepresidente del Gobierno, en noviembre de 2002, tras la fuga de José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera:

- “El Ejecutivo ha actuado con absoluta diligencia una vez que el juez le dio la orden de que lo hiciera, cursando la orden a Interpol y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero el Gobierno no puede vigilar a persona alguna si no es con autorización judicial, so pena de cometer una actividad delictiva”

- “Me hubiera gustado que las cosas se hicieran con la diligencia debida. A partir de ahí, corresponde a otros órganos, y no al Gobierno, tomar decisiones sobre este asunto”.