El PSOE afirma que si no hay igualdad en el ámbito rural no hay igualdad real

Las mujeres rurales demandan el fin de la discriminación y de la dependencia, tanto en el ámbito sociolaboral como en la participación social e institucional

“Al celebrarse este 15 de octubre, el Día Internacional de las Mujeres Rurales, el PSOE considera necesario el reconocimiento de la inestimable y significativa contribución de este colectivo al desarrollo local y al de toda la comunidad. Además, los socialistas manifiestan su compromiso para que los derechos sociales adquiridos en los últimos años lleguen a toda la ciudadanía porque si no existe Igualdad en el ámbito rural, no será posible la Igualdad total.

Uno de los principales objetivos de la política de desarrollo rural de la Unión Europea y, por tanto, de España, es mejorar la calidad de vida en las zonas rurales y promover la diversificación de las actividades económicas para aumentar el atractivo de dichas zonas. No olvidemos que, en España, el ámbito rural contiene a un tercio de la población y afecta al 90% del territorio español. A ello tienen mucho que aportar las mujeres que viven y trabajan en ese ámbito.

Es necesario promover un crecimiento sostenible e integrado y crear nuevas oportunidades de empleo, especialmente para las mujeres y los jóvenes, así como servicios sanitarios y sociales de calidad, ya que los cambios económicos y sociales que se producen en el ámbito rural no afectan a todas las mujeres de la misma manera y, si para algunas representan oportunidades, para otras constituyen un difícil reto, planteándose problemas muy graves de desigualdad en el acceso al estado del bienestar.

Es por ello por lo que las mujeres rurales quieren y exigen, justamente, la igualdad de oportunidades entre el medio urbano y rural y los objetivos que a continuación se detallan deberán ser abordados sin dilación:

• Tener en cuenta las opiniones y demandas de las mujeres que viven en el medio rural y de las Asociaciones que las representan a la hora de elaborar las acciones estatales y comunitarias en este ámbito.

• Mejorar la falta de infraestructuras en educación y formación a todos los niveles, reconociéndose y aplicándose la información y el conocimiento como derechos fundamentales, para que las nuevas herramientas (teléfonos móviles, acceso a Internet, correo electrónico...) potencien su desarrollo, en lugar de incrementar su marginación.

• Acercar las soluciones a los problemas específicos de las mujeres (violencia de género, interrupción voluntaria del embarazo, desarrollo de la Ley de Igualdad), con la creación de centros de asistencia, atención, asesoramiento e información sobre sus derechos, también en ámbitos rurales.

• Crear y dotar a dicho ámbito de unas redes adecuadas de servicios sociales, con un número suficiente de instalaciones apropiadas para el cuidado de los niños, servicios de proximidad de sanidad, de atención a personas de edad, a enfermos y a discapacitados, así como abordar la mejora de su vida diaria y la de las familias.

• Fortalecer la formación específica para la mujer, para que sepan y puedan aprovechar las oportunidades derivadas de los cambios en el sector y adaptarse a las nuevas necesidades culturales, profesionales y organizativas.

En resumen, las mujeres rurales demandan y exigen el fin de la discriminación y de la dependencia, tanto en el ámbito sociolaboral –condiciones de empleo, seguridad, cobertura social, etc.-, como la participación social e institucional y de las Asociaciones que las representan.

Debemos trabajar pues, toda la sociedad, para que desaparezca la triple discriminación que viven las mujeres rurales, al ejercer una actividad económica sometida a grandes incert...