El PSOE anuncia que no participará en las reuniones de la dirección de la FEMP, mientras no se convoque una Asamblea de Alcaldes que debata la reforma local

Gaspar Zarrías denuncia la "pérdida de legitimidad" de esta organización, que actúa "como mera comparsa de los planes del PP de desposeer a los ayuntamientos de su capacidad para prestar servicios" a la ciudadanía

El Secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, anunció hoy que los representantes socialistas no asistirán mañana a la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), al entender que “dicho organismo no está defendiendo debidamente a las administraciones locales ante la reforma local que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes”.

Zarrías ha recordado que “los socialistas vienen reclamando en la Junta de Gobierno y en el Consejo Territorial de esta entidad, la celebración de una Asamblea de Alcaldes que debata una reforma de tanto calado como la aprobada por el Gobierno” y que -a su juicio- “acabará con el municipalismo como lo hemos conocido hasta hoy”.

Para el responsable de política municipal, la FEMP, gobernada en la actualidad por la mayoría del PP, “se está tapando los ojos ante el mayor ataque al municipalismo de la historia de nuestro país”, por lo que “los socialistas no volveremos a sentarnos en la dirección mientras no sea convocada una asamblea que fije su posición ante el anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local”. “La oposición del PSOE y del resto de los grupos debería ser motivo suficiente para la convocatoria de dicha asamblea, a la que el PP se ha opuesto permanentemente”, añadió Zarrías.

El responsable de política municipal explicó que “el objetivo de la FEMP desde su constitución ha sido la defensa de la autonomía local consagrada en la Constitución y en la Carta Europea de Autonomía Local”. Por eso, ha lamentado que esta organización “esté perdiendo toda legitimidad en la representación de los ayuntamientos españoles, al actuar como mera comparsa de los planes del PP de desposeer a los ayuntamientos de su capacidad para prestar los servicios que son reclamados por la ciudadanía”.

“Como hemos venido denunciando la ley despoja directamente de competencias a los pequeños ayuntamientos y abre la puerta a la privatización de sus servicios. Los ciudadanos serán, por tanto, los grandes perdedores de una reforma que, además, no clarifica competencias, ni simplifica la estructura administrativa de las entidades locales, como tampoco solventa sus problemas financieros”, concluyó el diriente socialista.