El PSOE apoya la estrategia europea de fortalecer la política industrial para salir de la crisis, pero advierte de que no será efectiva si no se revisa la austeridad impuesta al sur de Europa

Inmaculada Rodríguez-Piñero afirma que “ni España, ni ningún país de Europa, debe competir en base a bajos salarios” y subraya que el PSOE propone en nuestro país “un gran pacto de rentas para equilibrar los esfuerzos de salida de la crisis” _x000D_

La Secretaria de Política Económica y Empleo, Inmaculada Rodríguez-Piñero, aseguró hoy que el PSOE apoya la estrategia europea de “fortalecer la política industrial como vía para salir de la crisis”, pero advirtió de que esa política “no será efectiva” “si no se revisa la política de austeridad que la Comisión impone a los países del sur de Europa”.

Así lo ha asegurado durante su intervención en el panel “Hacia una reindustrialización sostenible”, enmarcado en una jornada sobre política industrial en el sur de Europa que se ha celebrado hoy en el Parlamento Europeo, donde también dejó claro que los socialistas españoles no va a aceptar “que se cree una industria europea a dos velocidades, donde el sur acabe produciendo los productos de menor valor añadido y cuya competitividad se base en bajos salarios”.

En este sentido, Rodríguez-Piñero explicó que “para romper la existencia de una industria de dos velocidades y caminar hacia una auténtica reindustrialización, hace falta actuar a escala Europea en dos ámbitos: en el de la financiación y en el de la formación”.

Respecto a la financiación, recordó que “no tenemos un mercado financiero único en Europa” y abogó porque el Banco Central Europeo garantice que “que no haya segmentación en los mercados de crédito entre países”. En cuanto a la formación, la dirigente socialista remarcó que uno de los mayores problemas de la economía española es que “tenemos un millón de jóvenes que ni tienen formación, ni tienen trabajo” y, por ello, pidió “con la ayuda de Europa un programa específico para formar a estos jóvenes, para enseñarles un oficio y para facilitarles el trabajo”.

Pacto de rentas

A juicio de Rodríguez-Piñero, “ni España, ni ningún país de Europa, debe competir en base a bajos salarios” y señaló que “los procesos de devaluación interna tienen que venir, además, acompañados por una contención de los beneficios empresariales y los precios, para que sean justos y realmente efectivos”. Por eso-dijo- “los socialistas españoles proponemos un gran pacto de rentas para equilibrar los esfuerzos de salida de la crisis, en donde el Gobierno se comprometa, por su parte, con el mantenimiento de los servicios públicos esenciales de acceso a la vivienda, la educación y la sanidad públicas para compensar la pérdida de renta derivada de la caída de los salarios”.