El PSOE asegura que el índice de pobreza sanitaria aumenta con las barreras de acceso al sistema

En la VI Convención de la Profesión Médica, María José Sánchez Rubio recuerda que es necesario recuperar la universalidad de la sanidad porque una "sociedad desarrollada no puede dejar a nadie excluido"

La secretaria de Sanidad del PSOE, María José Sánchez Rubio, ha manifestado que el índice de pobreza sanitaria aumenta con las barreras de acceso al sistema. Durante una intervención en la VI Convención de la Profesión Médica, ha recordado que es necesario recuperar la universalidad de la sanidad porque una "sociedad desarrollada no puede dejar a nadie excluido por motivos económicos".

En este sentido, Sánchez Rubio ha insistido en que la publicación del Real Decreto 16/2012 no está contribuyendo a fortalecer el sistema, sino que "ha quebrado la universalidad y la equidad". Por tanto, ha exigido que se garantice a la ciudadanía una sanidad de cobertura universal, pública y de acceso gratuito y ha destacado que ninguna de las medidas implantadas por el PP, “ni los copagos, ni las exclusiones de cobertura ni la externalización de la gestión van a hacer al sistema mejor ni más barato”.

La secretaria de Sanidad ha destacado que las “barreras en el acceso hacen a los sistemas más costosos, se obtienen peores resultados en salud y el tratamiento global resulta más caro” y a esto se suma las cargas burocráticas y los costes administrativos que supone gestionar estas barreras. Ha recordado, en esta línea, que el Gobierno del PP está introduciendo la “cultura del pago por servicio”, en vez de priorizar la sanidad pública.

 

Sánchez Rubio ha señalado que “no hay otro modelo de organización sanitaria que permita la cohesión social y territorial que ha venido proporcionando nuestro Sistema Nacional de Salud, que pueda prestar nuestra amplia cartera de servicios a un mejor precio, con mayor rentabilidad social y mejor generación de conocimiento e innovación”.

Sanidad como derecho fundamental

 

Sánchez Rubio ha reiterado que es necesario reconocer la sanidad como derecho fundamental de la Constitución y ha reclamado al Gobierno central que se destine entre el 6 y el 7% del PIB al sistema sanitario, frente al 5,7% que se plantea ahora, ya que esa partida es insuficiente para la sostenibilidad y el mantenimiento de la sanidad pública. “Hay unos mínimos que hay que mantener y hay que priorizar”, ha insistido.

Así, frente a medidas restrictivas y extractivas sobre el Sistema Nacional de Salud, se debe profundizar en líneas de actuación de calidad e innovación que generen ingresos y retornos, refuercen la implicación profesional y la mejor práctica clínica, así como la gestión de los márgenes que aún tiene la política farmacéutica y de compras. Como ejemplo de ello, ha puesto de manifiesto que las medidas de eficiencia, en ámbitos como el farmacéutico, desarrolladas por la Junta de Andalucía, están permitiendo ahorro, lo que fomenta la sostenibilidad del sistema.