El PSOE asegura que las políticas del Gobierno son las responsables del incremento brutal del paro femenino

Purificación Causapié señala que la reforma laboral, el desmantelamiento del Estado del Bienestar y la política de recortes perjudican especialmente a las mujeres

La Secretaria de Igualdad, Purificación Causapié, ha denunciado el notable incremento que ha tenido el desempleo femenino en este año 2012, que supera al masculino en casi un punto y nos proporciona cifras equiparables a las de 2008, y que considera un “efecto directo de las políticas que el Gobierno del PP está aplicando” y que afectan especialmente a las mujeres, como la reforma laboral, el desmantelamiento del Estado del Bienestar y la política de recortes.

La dirigente socialista ha señalado que en los dos últimos trimestres del año, 191.700 mujeres han ido al paro, frente a 80.600 hombres y en el cuarto trimestre se ha alcanzado el “lamentable record” en destrucción de empleo femenino, 131.000 mujeres han perdido su puesto de trabajo, el peor final de año para el empleo de las mujeres de toda la serie histórica.

“El desempleo femenino crece espectacularmente en este momento y es responsabilidad indiscutible de las medidas que ha adoptado el Gobierno de Rajoy”-señala Causapié- para quien la Reforma Laboral ha conseguido un efecto contrario al que el gobierno pretendía. “Ha facilitado la destrucción de empleo entre los sectores laborables más vulnerables, como mujeres con responsabilidades familiares o las que trabajan a tiempo parcial o de manera temporal, a la vez que ha hecho imposible la conciliación de la vida familiar y laboral”.

De la misma manera, el desmantelamiento progresivo del Estado del Bienestar –en políticas sociales, sanitarias, educativas, o de atención a la Dependencia- y la política de recortes del gobierno, eliminando servicios públicos esenciales, que afectan a la Administración Pública y a empresas que trabajan como proveedoras de servicios, perjudican doblemente a las mujeres: por un lado, en estos sectores son mayoría y por otro, empeora la situación de todas las mujeres al tener que asumir la atención de las necesidades de cuidado de niños/as y personas mayores, resultando imposible la conciliación de la vida familiar y laboral, considera la responsable socialista de Igualdad.