El PSOE buscará el consenso durante el debate parlamentario de la ley

Esta ley "era un paso necesario y justo que había que dar"

La secretaria de Igualdad del PSOE, Soledad Cabezón, ha subrayado que seguirán buscando el máximo consenso respecto a la ley del aborto, que ha sido aprobada hoy por el Gobierno, durante su debate en el Parlamento y a pesar de que ha sido una de las leyes que "más participación ciudadana ha tenido".

En declaraciones de EFE, Cabezón ha indicado que "el PSOE siempre ha estado y sigue estando abierto al consenso" en la ley del aborto, y ha apuntado que en "el largo camino de varios meses" que durará su debate en el Parlamento, "seguiremos buscando el consenso".

El anteproyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y Salud Sexual y Reproductiva contempla el aborto libre hasta la semana 14 y hasta la 22 en caso de riesgo de la vida o salud de la mujer o graves anomalías en el feto.

Cabezón ha recordado que para elaborar la ley se ha creado una subcomisión en el Parlamento en la que "se han escuchado a numerosos profesionales y a representantes de asociaciones y colectivos civiles", una comisión que ha recogido la opinión de expertos y también ha habido "múltiples con todos los colectivos".

A pesar de ello, la dirigente socialista ha criticado al PP porque "trata de eludir su responsabilidad y de pronunciarse sobre "los derechos de la mujeres", para lo que "se esconde en temas menores" y expresa su intención de apoyar una manifestación contra la ley convocada el 17 de octucre.

Tras destacar que con esta ley se cumple un compromiso electoral del PSOE, Cabezón ha reiterado que "la voluntad de la sociedad es mayoritaria en avanzar en este proyecto", que se ha elaborado "con mucho rigor, es respetuoso con el marco jurídico y coherente con la realidad social".

La ley del aborto "era un paso necesario y justo que había que dar", ha enfatizado la secretaria de Igualdad.

El Consejo de Estado, en su dictamen sobre la ley, recomendó que los padres de las menores de 18 años sean informados de la decisión de sus hijas de interrumpir el embarazo.

En este sentido Cabezón ha indicado que "el Gobierno no puede regular las relaciones padres-hijos, peso sí garantizar las mejores condiciones" para que "la interrupción voluntaria del embarazo" se haga de forma segura y "lejos de la clandestinidad".