El PSOE buscará la unidad de los grupos parlamentarios para defender la salud de Haidar

Insta al Reino de Marruecos a que asuma sus responsabilidades

El grupo del PSOE en el Congreso va a presentar a los demás partidos políticos una proposición no de ley para, desde el consenso, pedir a la activista saharaui Aminatu Haidar que continúe su lucha por otros medios diferentes a la huelga de hambre, pues la prioridad para el Gobierno es su salud.

El portavoz socialista, José Antonio Alonso, ha hecho este anuncio después de la reunión que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el diplomático encargado de la gestión del caso de Haidar, Agustín Santos, han celebrado en el Congreso con los portavoces de los grupos parlamentarios.

A esa reunión ha acudido Moratinos para informar de las gestiones del Gobierno en todos los frentes y con la pretensión, ha explicado Alonso, de encontrar la unidad de los grupos.

La iniciativa que presente el PSOE incidirá en pedir a la activista que siga "su lucha por otros medios", pero no con la huelga de hambre, y en "dejar clara la posición española", es decir, instar al Reino de Marruecos que asuma sus responsabilidades y se involucre en un "problema" que también es "humanitario".

A la luz de la iniciativa que previsiblemente ultime hoy mismo el PSOE, el Gobierno tendrá que "redoblar sus esfuerzos" para insistir en ambas prioridades: la situación personal de Haidar y las gestiones diplomáticas y jurídicas.

La diplomacia, por tanto, será clave en la medida del grupo socialista, pues no sólo se tratará de intensificar los cauces con Marruecos, sino también con la ONU, ha dicho Alonso. El portavoz socialista ha subrayado que "los grupos son sensibles" a esta pretensión. "Lo que importa es que la salud de Haidar no corra peligro", ha sentenciado Alonso.

Luego, en otra conferencia de prensa, ha añadido el portavoz socialista que el Gobierno y el PSOE en ningún caso quieren que la activista abandone la "lucha" por la causa saharaui, sino que "por favor" deje la huelga de hambre para perseguir sus reivindicaciones por resultar una vía "muy agresiva con su salud". "Entendemos que quiera seguir luchando, pero le rogamos que no sea mediante la huelga de hambre", ha insistido.

El ex ministro de Interior ha defendido además el trabajo del Gobierno, que en su opinión "está ejerciendo su responsabilidad y activando todas las relaciones diplomáticas a diferentes niveles" con el fin de "conseguir una salida diplomática y jurídica a este conflicto". "El Gobierno se está dejando la piel", ha puntualizado.

Alonso, asimismo, ha indicado que cualquier medida política que se derive de este caso, como una hipotética llamada al embajador español en Rabat, dependerá del Ministerio de Asuntos Exteriores. Sobre los plazos de la puesta en marcha de la iniciativa, ha precisado que su grupo entregará hoy mismo la redacción de la proposición no de ley, de manera que negociará una posición común en torno a la misma antes de la próxima reunión de la Junta de Portavoces, el día 15 de este mes.

Si todos los grupos están de acuerdo y así lo manifiestan en la citada Junta de Portavoces, la medida podría debatirse y aprobarse en el pleno la semana que viene. Con Moratinos, Agustín Santos y el propio Alonso han estado en la reunión la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, y los diputados de PNV, Emilio Olabarría; de CiU, Pere Macías; de IU, Gaspar Llamazares; y de UPN, Carlos Salvador.