"El PSOE con la Europa del diálogo"

Manifiesto del PSOE ante la celebración del Día de Europa

El 9 de mayo de 1950 nacía la Europa comunitaria, en un momento en el que -conviene recordarlo- la amenaza de la guerra se cernía aún sobre el continente.



"La paz mundial sólo puede salvaguardarse mediante esfuerzos creadores proporcionados a los peligros que la amenazan", decía en su primera línea la Declaración de 1950, redactada por Jean Monnet y leída por Robert Schuman. La voluntad era crear una institución europea supranacional encargada de administrar las materias primas que entonces eran la base de toda potencia militar: el carbón y el acero.



La Europa de hoy es un espacio de paz y libertad que compartimos cerca de 500 millones de personas y en el que se respeta la identidad de los pueblos que la integran. En 2008 celebramos el Año europeo del diálogo intercultural, un diálogo necesario para fomentar la identidad y la ciudadanía europea.



Los países que democráticamente deciden adherirse a la Unión Europea hacen suyos los valores de la paz y la solidaridad como piedra angular de la construcción comunitaria. Estos valores se hacen realidad a través del desarrollo económico y social y del equilibrio medioambiental y regional, únicos mecanismos capaces de garantizar un nivel de calidad de vida equitativo para todos los ciudadanos y ciudadanas.



El PSOE apoya las negociaciones actuales para que Turquía, Croacia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia ingresen en la UE cuando cumplan los requisitos, y es favorable a futuras adhesiones con potenciales candidatos de los Balcanes.



Tan importante como la estabilidad que proporcionan las ampliaciones de la UE es la que posibilita la buena vecindad con los países de nuestro entorno. Un buen ejemplo es la Unión para el Mediterráneo, que potenciará el diálogo y el intercambio entre los países de la Unión Europea y la ribera sur mediterránea.



España ha sido protagonista principal del nuevo impulso al proceso de construcción europea que culminó en el Tratado de Lisboa firmado en 2007, y en el que se recoge lo esencial del proyecto de Tratado Constitucional. La nueva reforma entrará en vigor en 2009, año en el que se celebrarán elecciones al Parlamento Europeo, una institución que acaba de cumplir 50 años.



El nuevo Tratado de Reforma mejora las actuales reglas de funcionamiento de la Unión, ampliando la democracia, promoviendo la transparencia en la toma de decisiones, expandiendo la solidaridad entre los Estados miembros y avanzando en la creación de un espacio común de libertad, seguridad y justicia -pieza clave para la lucha contra la amenaza del terrorismo-.



La Presidencia española de la UE en 2010 constituirá una nueva oportunidad para impulsar la construcción europea desde los valores y con los anhelos que siempre han caracterizado a los socialistas: avanzar en la unión política, en una Europa cada vez más próspera y solidaria, más comprometida con el resto del mundo y con mayor capacidad para promover, a escala global, la paz, la seguridad y los Derechos Humanos, así como la democracia, el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático y contra la pobreza.



Para la defensa activa de la ciudadanía y el desarrollo de la dimensión social de la Unión, queremos trasladar a Europa las políticas progresistas aplicadas con éxito en España, así como avanzar en la configuración de un gobierno social y económico europeo. Nos comprometemos a impulsar la plena aplicación de la Carta Social Europea.



Conce...