El PSOE condena “la deriva dictatorial” del régimen de Maduro para perpetuarse en el poder con prácticas antidemocráticas

Ricardo Cortés califica de “golpe de estado sin complejos” la propuesta de convocar una Asamblea Nacional Constituyente para redactar una nueva Constitución.

03/05/2017

El responsable de Unión Europea y Politica Internacional de la Comisión Gestora, Ricardo Cortés, ha vuelto a condenar “la deriva dictatorial en la que se encuentra el régimen de Maduro, que, además de seguir apostando por la represión violenta del pueblo venezolano, sigue tratando de perpetuarse en el poder a través de prácticas claramente antidemocráticas”.

En este sentido, Cortés ha calificado de “golpe de estado sin complejos” la nueva propuesta de Maduro de convocar una Asamblea Nacional Constituyente para redactar una nueva Constitución. “Es claramente inconstitucional y carece de cualquier rigor democrático, ya que es el pueblo venezolano el único sujeto político con derecho constitucional a elegir mediante sufragio universal y secreto a los miembros de dicha Asamblea”.

A su juicio “proponer, como lo hace Maduro, que la mitad del cuerpo constituyente provenga de la estructura comunal del chavismo, no es otra cosa que una ficción democrática para revestir un golpe de estado”. “La huida hacia delante de Maduro está llevando al abismo a todo un país” y ha recordado que “este camino desesperado hacia la consolidación de un régimen dictatorial muestra la extrema debilidad de su proyecto político, cada día más aislado dentro y fuera del país”.

El dirigente socialista ha insistido en reclamar al presidente Maduro que “abandone la violencia contra sus propios conciudadanos, libere a todos los presos políticos, restituya los poderes de la Asamblea Nacional, respete la separación de poderes y establezca inmediatamente un calendario para dar la palabra al pueblo venezolano de una vez por todas”.

Cortés ha instado “a trabajar siempre y sin descanso por el diálogo y por la construcción de soluciones pacíficas y democráticas”. “Maduro tiene que decidir si quiere formar parte de la solución o si quiere convertirse definitivamente en el principal problema para el restablecimiento de la estabilidad, la democracia y las libertades en Venezuela”, ha concluido.