El PSOE condena la legislación homófoba de Uganda y exige al Gobierno que la repudie públicamente

Purificación Causapié denuncia "el atentado contra los derechos humanos" que suponen legislaciones que persiguen y condenan la homosexualidad y "transgreden los derechos básicos de los colectivos LGTB"

La Secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, ha condenado esta tarde la legislación homófoba recientemente aprobada por el gobierno de Uganda, “que supone un atentado contra los derechos humanos de miles de personas”, al impulsar la persecución y la condena de la población de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales con penas de incluso cadena perpetua.

La dirigente socialista ha mostrado su rechazo “enérgico y rotundo”  a este tipo de leyes, “que desgraciadamente abundan en muchos países de África”, en el transcurso de una concentración de protesta contra la homofobia en Uganda,  convocada hoy por el colectivo Arcópoli frente al Ministerio de Exteriores en Madrid.

Además, ha reclamado una Europa que trabaje contra la homofobia y por los derechos humanos dentro y fuera de sus fronteras. "Queremos una Europa sin homofobia, combativa a favor de los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en todo el mundo".

Para Purificación Causapié, “es urgente y cabe exigir del Gobierno de Rajoy, una condena de repulsa pública de este tipo de legislaciones “que transgreden los derechos básicos y fundamentales de las personas".

“Este atentado contra los derechos humanos, no es más que un endurecimiento de unas leyes anti-LGTB que ya tenía este país, línea que intentan seguir otros países africanos, como Nigeria o Camerún”, ha señalado la responsable de Igualdad del PSOE.

Causapié ha recordado que el PSOE presentó recientemente en el Congreso una Proposición no de Ley para condenar estas legislaciones que persiguen y condenan la homosexualidad, y a quienes defiendan los derechos LGTB. Además, el Parlamento español aprobó una resolución de condena, y pidió medidas de asilo y refugio para las personas que tienen que salir de su país por homofobia.

En opinión de la dirigente socialista “el Gobierno tiene que sumarse ya a la condena internacional que han mostrado buena parte de nuestros socios europeos porque, entre otras cosas, el silencio del Ejecutivo español sobre estas cuestiones que afectan a los derechos humanos, no se entiende en Europa”.