El PSOE cree que el PP planea miles de despidos públicos para luego privatizar

Presenta una proposición no de ley que será debatida en pleno la próxima semana para que el Gobierno se pronuncie con claridad sobre el copago

La portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, ha expresado este martes su convencimiento de que el PP pretende realizar los ajustes en las administraciones a través del despido masivo de sus trabajadores, a fin de recurrir luego a la privatización de los servicios públicos.

En rueda de prensa en la Cámara Baja, Rodríguez ha criticado duramente las palabras del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, quien ha dicho que los ayuntamientos no son oficinas de colocación y que los trabajadores que no estén de brazos cruzados no tienen nada que temer.

Según Rodríguez, esas declaraciones son "claramente inaceptables, inapropiadas y tendenciosas", y van dirigidas a "denostar" los servicios públicos y a quienes los prestan, todo ello con la finalidad de proceder después a su privatización habiéndolo dejado "limpio" de trabajadores públicos.

Copago

El PSOE, según ha explicado Rodríguez, ha presentado una proposición no de ley que será debatida en pleno la próxima semana para conseguir que el Gobierno se pronuncie con claridad sobre el copago en los servicios sanitarios.

Durante la última semana, ha señalado la portavoz socialista, el Gobierno y el PP han protagonizado una "ceremonia de la confusión" en torno al copago, sobre todo por parte del presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, quien ha dicho que "personalmente" no es partidario de esa medida.

Unas palabras que Rodríguez ha calificado de "un poco esquizofrénicas", porque Rajoy no tiene que opinar a título personal, sino en calidad de jefe del Ejecutivo y presidente del PP.

Rodríguez ha recordado asimismo que Rajoy también dijo que no era partidario de subir los impuestos y, sin embargo, fue la primera medida que adoptó cuando llegó a Moncloa.

Si no está de acuerdo con el copago, lo que debe hacer Rajoy, según Rodríguez, es desautorizar a todos los presidentes autonómicos del PP que no están descartando esa medida y desautorizar especialmente a su grupo parlamentario en Cataluña que, con su abstención, facilitó la aprobación de fijar un euro por receta.

Por eso, en su proposición no de ley los socialistas emplazarán el próximo martes al Gobierno a comprometerse de forma clara con no permitir el uso del copago para la financiación de la sanidad pública en las comunidades.

Ahora bien, Rodríguez ha pronosticado que finalmente habrá copago y que se fijará después de las elecciones andaluzas y asturianas, porque el Gobierno del PP lo está aguantando "en la cocina", al igual que otras medidas que pondrán encima de la mesa después del próximo domingo.

El PSOE también ha preparado una batería de preguntas para aclarar el tema del pago a proveedores de las administraciones públicas, al tiempo que ha propuesto la creación de una subcomisión de seguimiento y evaluación.

Y es que, de acuerdo con Rodríguez, los socialistas están preocupados porque de las negociaciones de Hacienda con los ayuntamientos se desprende que los planes de austeridad van en la línea de reducción del empleo público y de sus sueldos.

Rodríguez ha explicado además que las enmiendas a la totalidad a la reforma laboral probablemente no se debatan en el pleno del Congreso hasta después de Semana Santa.

En esta misma línea, ha señalado que tanto la Mesa como la Junta de Portavoces de la Cámara han ...