El PSOE cree que Europa flaquea en su lucha contra el cambio climático

El secretario de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad del PSOE, Hugo Morán, dice que Europa estará certificando la defunción de la única herramienta de lucha contra el Cambio Climático si no defiende el mercado de derechos de las emisiones de CO2

El rechazo del Parlamento Europeo a la propuesta de la Comisión para intentar salvar el mercado de derechos de emisiones de CO2, denota para el Secretario Federal de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad del PSOE, Hugo Morán, “un preocupante vacío de estrategia común frente a uno de los mayores desafíos que afronta el Planeta, el de la lucha contra el Cambio Climático y que va camino de convertirse en la gran crisis del siglo XXI”.

El mercado de derechos de emisión nació con la vocación de convertirse en el principal instrumento de dinamización de las políticas públicas y de las iniciativas privadas encaminadas a reducir el alarmante crecimiento de emisiones, atendiendo a las recomendaciones de la comunidad científica internacional, en un escenario en el que la ausencia de compromisos de los Estados ha venido siendo la nota dominante para desesperación del Panel Intergubernamental constituido en el seno de la ONU.

Para Morán “si Europa no es capaz de lanzar una señal clara de defensa de un mercado internacional de derechos de emisión en un corto plazo, atendiendo al llamamiento de la Presidencia Irlandesa en línea con la propuesta de la Comisaria Connie Hedegaard que hoy ha sido rechazada, se habrá firmado el certificado de defunción de la única herramienta mínimamente ambiciosa de lucha contra el Cambio Climático que la comunidad internacional mantenía en vigor”. Y ha añadido además que este retroceso se produce “en un momento en que se habían conseguido algunos tímidos avances de cooperación europea con Australia, que ha apostado con fuerza por su mercado de derechos, y con China que parece que comienza a tomar conciencia de la dimensión del problema dentro de sus fronteras”

Por último el responsable socialista en materia de medio ambiente ha señalado que “se traslada un mensaje desalentador hacia la industria que había venido comprometiendo recursos y esfuerzos atendiendo al llamamiento de Bruselas, y que ve como salen ganando aquellos que vinieron resistiéndose a mejorar sus sistemas de producción desentendiéndose de lo que se planteaba como una tarea de suma de capacidades, lo cual supone una auténtica losa para cualquier futuro emplazamiento a acometer tareas de innovación y eficiencia”.