El PSOE defiende la sanidad pública y universal “por encima de cualquier crisis y como prioridad absoluta de las Administraciones”

Sánchez Rubio: “Los recortes en sanidad pública por parte del Gobierno de España está favoreciendo la mercantilización de la salud”_x000D_

La secretaria de Sanidad del PSOE, María José Sánchez Rubio, ha alertado de que “los recortes en sanidad pública por parte del Gobierno de España está favoreciendo la mercantilización de la salud” y ha  asegurado que el PSOE defiende la sanidad pública, universal, sostenible  “por encima de cualquier crisis y como prioridad absoluta de las Administraciones”.

La secretaria federal de Sanidad del PSOE ha hecho estas declaraciones tras conocer el último informe de la Fundación IDIS, cuyas conclusiones reflejan un trasvase de la inversión del sistema público al privado, a través de los recortes impuestos por el Gobierno de España, de forma que, según Sánchez Rubio, “conforme la sanidad pública pierde inversión, crecen los seguros privados”. La dirigente socialista advierte que este fenómeno “puede llevarnos hacia un modelo de sanidad dual, en el que, quien tenga dinero, accederá a una asistencia sanitaria de calidad y, quien no lo tenga, recibirá una atención peor”.

La dirigente socialista ha destacado que en las Comunidades donde gobierna el PSOE, como Andalucía y Asturias, no se privatizan ni se cierran hospitales ni centros de salud. “Los socialistas no comerciamos con la salud, como está haciendo el Partido Popular allí donde gobierna. La privatización de hospitales y servicios está dando oxígeno financiero a las grandes corporaciones, en muchos casos constituidas por empresas de capital riesgo que necesitaban un nuevo nicho de negocio que explotar después de que se viniera abajo la construcción”.

Finalmente, para Sánchez Rubio  “los propios datos del informe demuestran la ineficiencia social del modelo privado, que de manera general, es intensiva en utilización de recursos, independientemente de la evidencia científica”, ha dicho, al tiempo que aseguraba que “los países que disponen de sistemas basados en la provisión sanitaria privada, como EEUU, tienen un coste por habitante más elevado que los basados en provisión pública, además de basarse en criterios de rentabilidad y no de equidad, con el perjuicio que ello conlleva para los usuarios y usuarias”. Por todo ello, la dirigente socialista insiste en la necesidad de frenar la privatización de lo público.