El PSOE denuncia que "el desastre de la gestión de Rajoy en Bankia nos va a salir muy caro porque ha disparado el coste de la reforma financiera"

La Secretaria de Política Económica, Inmaculada Rodríguez-Piñero, emplaza al presidente a dejar de esconderse y a dar explicaciones sobre una actuación que ha lastrado a todo el sector y ha profundizado la crisis

La Secretaria de Política Económica, Inmaculada Rodríguez-Piñero, ha denunciado que “la pésima gestión del gobierno en la crisis de Bankia nos va a salir muy cara porque ha disparado el coste de la reforma financiera”. Rodríguez-Piñero ha recordado que los analistas internacionales más importantes han coincidido en que tras el desastre de gestión de Bankia, todo el mundo llegó a la conclusión de que el gobierno español no sabía adónde iba.

La dirigente socialista está convencida de que el criterio cambiante del Gobierno sobre Bankia, basado en las cantidades fluctuantes que consideró necesarias para la entidad –“primero alrededor de 5.000 millones de euros, luego 7.500 millones, después lo que haga falta y al final 23.500 millones”, señala- ha traído como consecuencia que se haya desatado “la pérdida de confianza en la solvencia del conjunto de las entidades financieras y la demonización del Banco de España”.

Rodríguez-Piñero manifestó, una vez conocido el informe de las empresas evaluadoras que han concluido que la banca española puede necesitar hasta 62.000 millones de euros para capitalizarse, que “el presidente del Gobierno no puede esconderse más y debe explicar las peticiones formuladas por el Gobierno ante el Eurogrupo para el rescate de España, las gestiones realizadas desde entonces y los acuerdos que se hayan alcanzado al respecto”.

Piñero también lamenta que “la ausencia de una hoja de ruta clara del Gobierno en la reforma financiera nos haya llevado a esta situación de pedir a dos empresas privadas extranjeras que dictaminen las necesidades de capital de nuestro sector financiero”. Asimismo, Piñero agrega que en la rueda de prensa de hoy se ha constatado que “el Gobierno ha acabado por reconocer que la decisión de liquidar una entidad o no hacerlo ya no será competencia de España, sino en la Comisión Europea” y que “hoy tenemos la seguridad de que se va a crear el banco malo. Porque el secretario de Estado ha reconocido que es una fórmula que gusta en Europa y que en la última reforma financiera se desarrolla el marco jurídico para ello, contradiciendo lo dicho por el presidente del Gobierno y el ministro de Economía”.

Por todo esto, la dirigente socialista lamenta que “España haya perdido su soberanía en política financiera por su pésima gestión de la crisis de Bankia y las dudas generadas en todo el sector financiero”, y pone el acento en que la situación de Bankia y las actuaciones del Ejecutivo “ha lastrado todo el sector y profundizado la crisis, en buena parte por la falta de claridad sobre los problemas de esta entidad, después de que el ministro anunciara unas necesidades de capital continuamente crecientes”.