El PSOE ensalza el discurso "emotivo, equilibrado, serio y solvente" de Zapatero

Alonso elogia al presidente del Gobierno por haber sabido gobernar "con responsabilidad" en plena crisis económica

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ensalzó hoy el discurso de José Luis Rodríguez Zapatero en su último Debate sobre el Estado de la Nación, que destacó por ser especialmente "emotivo, equilibrado, serio y solvente".

Durante una rueda de prensa al término de la primera intervención del presidente del Gobierno en el Debate sobre el Estado de la Nación, Alonso subrayó especialmente el mensaje final de  gradecimiento de Zapatero hacia los ministros y los diputados socialistas. "Ha sido un bonito final al discurso, muy emotivo", dijo, dado que Zapatero ya ha anunciado que no va a ser el candidato en las próximas elecciones generales y que no estará en el próximo debate de este tipo, que se celebrará dentro de dos años.

Indicó que Zapatero "ha estado muy bien" al explicar cuáles han sido las claves del ejercicio político del Gobierno contra la crisis económica y al detallar que se han tenido que adoptar "decisiones duras y difíciles" en materia de recorte del gasto.

Alonso elogió al presidente del Gobierno por haber sabido gobernar "con responsabilidad" en plena crisis económica y envió un mensaje de confianza a los ciudadanos sobre la idea de que "tenemos futuro, que vamos a salir de la crisis y vamos a volver a entrar en la senda del crecimiento y la creación de empleo".

El secretario de organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha defendido la intención de Zapatero de agotar la legislatura, porque, desde su punto de vista, "abandonar en este momento sería lo peor" ya que lo prioritario es acabar las reformas. Además, ha pedido "paciencia" recordando que queda "un montón de horas de debate" durante las que Zapatero irá desgranando otras propuestas.

La secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, ha señalado por su parte que el discurso del presidente del Gobierno ha estado "cargado de fortaleza" y no ha sido una intervención cualquiera, sino que se ha tratado de un "discurso de Estado, de país".