El PSOE es contrario a la "regresión social" que supone aumentar la jornada laboral tal y como plantean los conservadores en la Unión Europea

Blanco pide al PP que "haga un alto en sus querellas internas" y se pronuncie sobre una cuestión vital para los derechos de los trabajadores_x000D_

El secretario de Organización, José Blanco, anunció hoy que el PSOE trabajará intensamente para “frenar los intentos de regresión social” que están planteando los gobiernos conservadores de la UE y, concretamente, la propuesta de extender la jornada laboral mucho más allá de las 40 horas semanales, mediante acuerdos individuales entre empresarios y trabajadores.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva socialista, Blanco se ha referido a esta propuesta de Directiva que va a debatir hoy mismo el Consejo de Ministros de Empleo y Políticas Sociales y que, de aprobarse, supondría consagrar definitivamente algo que para el dirigente socialista es un claro “paso atrás” en derechos que se habían consolidado en la Unión Europea.

Los socialistas españoles, ha dicho Blanco, se sienten preocupados por una iniciativa que supondría “abrir la puerta a una ampliación generalizada de la jornada de trabajo” y “someter las relaciones laborales al acuerdo individual entre empresario y trabajador”, cuando lo relativo al tiempo de trabajo, dentro de los límites legales –señaló–, “debe ser acordado en la negociación colectiva”.

A juicio de José Blanco es además una medida “contraria a la seguridad y a la salud en el trabajo”, que “perjudica la conciliación entre trabajo y vida familiar” y “abre la puerta a prácticas de competencia desleal que perjudicaría a la empresas españolas frente a las de otros estados miembros”.

El número dos del PSOE ha emplazado al Partido Popular para que “haga un alto en sus querellas internas” y se pronuncie, tanto en España como en el seno de las instituciones europeas, sobre esta cuestión vital para los derechos de los trabajadores.

El secretario de Organización aseguró que “los problemas económicos no pueden ser, como han sido en otros períodos, una coartada para el retroceso social”, al tiempo que aprovechó para recordar que el Gobierno español, con el apoyo del PSOE, mantendrá sus compromisos en materia de política social, pese a la desaceleración económica.

Blanco ha insistido en que los socialistas españoles trabajarán por mantener las conquistas sociales en materia de tiempo de trabajo y tomarán la iniciativa en el seno del Partido Socialista Europeo y del Parlamento Europeo, para frenar los intentos de regresión social de la mayoría conservadora.

HUELGA DE TRANSPORTISTAS

Durante su comparecencia y a preguntas de los periodistas, Blanco se ha referido también a las movilizaciones que están llevando a cabo los transportistas. Sobre esta cuestión ha manifestado que la voluntad del PSOE y del Gobierno es “ayudarles a superar las dificultades” que atraviesan a causa del encarecimiento de los carburantes.

Blanco ha señalado que hay cosas que pueden hacerse en el ámbito de competencias del Gobierno y de la Unión Europea, mientras que otras “escapan a nuestras posibilidades”, aunque insistió en que se hará “todo lo que esté en nuestras manos”. En este punto ha recordado que el Gobierno está estudiando diversas medidas que ayuden al sector a hacer frente a la situación.

Asimismo, Blanco realizó un llamamiento a los transportistas para que éstos encaucen sus reivindicaciones por la vía del “diálogo social”, cuya eficacia ha quedado demostrada a la hora de afrontar los problemas de los trabajadores.