El PSOE exige a Rajoy que pida una rectificación a Vidal-Quadras por su apoyo a Berlusconi

"Estar de acuerdo con que utilizar mujeres llamativas es un modo de que la gente sepa que hay elecciones europeas no sólo es faltar al respeto a la totalidad de las mujeres, sino también considerar al conjunto de los hombres como seres primarios", afirma Soledad Cabezón

La Secretaria de Políticas de Igualdad del PSOE, Soledad Cabezón, exigió hoy a Mariano Rajoy que solicite a Aleix Vidal-Quadras –candidato en la lista del PP para el Parlamento Europeo- una rectificación tras su apoyo a la inclusión de bailarinas en la lista electoral del partido de Berlusconi. El político conservador había indicado que “en esto de las europeas tenemos un problema previo. La gente no sabe que el 7 de junio hay europeas, por lo que si Berlusconi introduce elementos de espectáculo que hacen que la gente sea consciente de que el 7 de junio hay elecciones europeas bienvenidos sean”.

A juicio de Soledad Cabezón, la actitud de Vidal-Quadras “representa perfectamente lo poco en serio que el Partido Popular se toma las elecciones al Parlamento Europeo”, comentó Cabezón, quien añadió: “Estar de acuerdo con que utilizar mujeres llamativas es un modo de que la gente sepa que hay elecciones europeas no sólo es faltar al respeto a la totalidad de las mujeres, sino también considerar al conjunto de los hombres como seres primarios, irresponsables y, por añadidura, fácilmente manipulables”.

“Es absolutamente improcedente que un vicepresidente del Parlamento Europeo actual, como lo es Vidal-Quadras, y el nº 4 de la lista al Parlamento Europeo por el Partido Popular, pueda defender semejantes propuestas que todo el mundo reconoce como absurdas, salvo que, como parece ser, Vidal-Quadras tenga muy poco respeto por el conjunto de la ciudadanía europea, muy poco interiorizada la igualdad entre mujeres y hombres y muy escaso respeto por las instituciones europeas, que lleva decenios luchando contra la discriminación por razón de sexo y el machismo. Le debería dar vergüenza y si a él no se la da, que su jefe de filas, Mariano Rajoy, le llame al orden: si no lo hace, demostrará que está de acuerdo con él”, concluyó Soledad Cabezón.