El PSOE exige al Gobierno que deje de anunciar planes y pase a la acción en la lucha contra la discriminación salarial que sufren las mujeres

Purificación Causapié denuncia que "las mujeres están sufriendo más que los hombres las consecuencias de la crisis y de la reforma laboral, porque ganan menos que los hombres, sufren más desempleo y acaparan la mayoría de los contratos a tiempo parcial"

La Secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, denunció hoy que un año después de que la Ministra Ana Mato anunciara un Plan contra la discriminación salarial, las mujeres siguen ganando un 22,5%, menos que los hombres en nuestro país, según los últimos datos de la Encuesta de Estructura Salarial.

Con motivo del Día Internacional por la Igualdad Salarial, que se celebra hoy, la dirigente socialista ha recordado que, según un informe de la UGT, “las mujeres son, además, las que perciben los salarios más bajos y aunque cada vez están más formadas esto no se traslada a sus retribuciones salariales”. Así, en nuestro país “para alcanzar las retribuciones de un hombre sin estudios, una mujer debe tener un grado de Formación Profesional o tener un diploma universitario”.

“Exigimos al Gobierno que deje de una vez por todas de anunciar planes y estrategias, como ha vuelto a hacer hoy, y pase a la acción, porque los datos evidencian que no ha tomado ninguna medida para hacer frente al problema de la discriminación salarial de las mujeres””. “A día de hoy, seguimos esperando que la ministra de Igualdad se tome en serio un asunto tan grave como éste”, dijo.

A juicio de la dirigente socialista, “las mujeres están sufriendo todavía más que los hombres las consecuencias de la crisis y de la reforma laboral de este Gobierno, porque ganan menos que los hombres, sufren más desempleo y acaparan la mayoría de los contratos a tiempo parcial”.

Así, ha denunciado el notable incremento que ha tenido el desempleo femenino en 2012, que supera al masculino en casi un punto y nos proporciona cifras equiparables a las de 2008, y que considera un “efecto directo de las políticas que el Gobierno del PP está aplicando” y que afectan especialmente a las mujeres, como la reforma laboral, el desmantelamiento del Estado del Bienestar y la política de recortes.