El PSOE exige al Gobierno que respete la decisión de la Comisión Europea de aceptar las solicitudes de asilo

 Con motivo del Día Internacional de los Refugiados la Secretaria de Inmigración del Partido Socialista, Eva Matarín, pone de manifiesto el firme compromiso del PSOE con las personas solicitantes de asilo y refugio, y exige al Gobierno que España acepte las solicitudes de asilo propuestas por las Comisión Europea.

Asimismo, Matarín considera que es importante que el resto de Estados miembros asuman también su responsabilidad y compromiso solidario con las personas solicitantes de asilo y refugio. “Durante estos días todos hemos podido tener acceso a los informes de respetadas organizaciones, como ACNUR y CEAR, que muestran como el 86% de las personas refugiadas son acogidas por países en vías de desarrollo, mientras que en España el gobierno enmascara su insolidaridad con excusas mientras mira para otro lado”.

Las organizaciones apuntan a que en el mundo hay cerca de 60 millones de personas desplazadas por razones de guerras, etnia o creencia religiosa. La dirigente socialista destaca que es importante tener clara la diferencia entre flujo migratorio y lo que significa ser solicitante de asilo y refugio. La secretaria de Inmigración acusa al Gobierno de intentar confundir a la población a través de falacias que refuerzan estereotipos negativos, “es sorprendente escuchar el descaro con el que el gobierno mezcla los datos de solicitudes de refugio con datos sobre los flujos migratorios y el paro para intentar generar en la sociedad una complicidad con sus políticas insolidarias e irresponsables”.

Eva Matarín  afirma que “España ha vivido en diversos momentos situaciones económicas complicadas y eso no aminoró la solidaridad del pueblo español con las personas solicitantes de asilo que necesitaban salir de sus países porque su vida corría peligro”. Asimismo, invita al Ejecutivo del PP a hacer memoria y recordar que  “esta situación no es novedosa, podemos poner como ejemplo las solicitudes de asilo albanokosovares del año 1999 y las que le han seguido desde entonces. Lo que sucede actualmente es que el gobierno no tiene un mínimo de interés ni de empatía con esta situación y muestra, una vez más, que le falta altura política para gestionar eficazmente este tema”.

Según Amnistía Internacional más de 3.500 personas han perdido su vida en el Mediterráneo huyendo de conflictos, persecución y pobreza durante el año 2014.  Y en lo que va de año, lo han hecho alrededor de 1.700 personas más. “La Unión Europa debe solventar esta situación y no permitir que esta propuesta se convierta en un fracaso.  Es el momento de ser activos, solidarios y responsable. El Gobierno debe escuchar a las organizaciones que están haciendo una importante labor en esta área y actuar en consecuencia”.