El PSOE exige medidas más contundentes para garantizar el futuro del sector lácteo y asegurar la producción nacional de leche

María Luisa Faneca pide al Gobierno que “apruebe de forma inmediata un Plan Extraordinario de Apoyo” que evite la desaparición de gran parte de las explotaciones ganaderas de nuestro país.

La secretaria de Agricultura, Desarrollo Rural y Pesca, María Luisa Faneca, ha exigido al Gobierno “que ponga en marcha medidas estructurales en lugar de parches coyunturales que garanticen la viabilidad de nuestro sector lácteo que es lo que necesitan las explotaciones ganaderas” y ha añadido “que ya está bien de considerar la ganadería como sector estratégico y a la hora de actuar y tomar decisiones el Gobierno ni está ni se le espera”. En su opinión “la ministra Tejerina no sabe qué hacer ante la mayor crisis del mercado lácteo y a día de hoy desconocemos a quién irán dirigidos los 300 € por vaca que ha anunciado ni de qué partida saldrán las ayudas. Suena más a compromiso político que a la solución de una crisis”.

La responsable socialista, que ha recordado que en España se consumen 9 millones de toneladas de leche y sólo se producen en nuestro país 6,5, ha pedido que “se apruebe de forma inmediata un Plan Extraordinario de Apoyo al Sector Lácteo que sea complementario a las posibles acciones que se espera adopte el Consejo de Ministros de Agricultura extraordinario de la UE”, en el que la situación del mercado de la leche ocupará un lugar prioritario.

Entre las medidas que deben aparecer en ese Plan y que se plasmarán en un enmienda del Grupo Socialista a los Presupuestos Generales del Estado están evitar la venta de la leche por debajo de los costes de producción, la creación de la figura del Mediador de Contratos en el que se apoye el sector en caso de desacuerdo en la negociación del precio, la financiación de la retirada de la leche excedentaria para su destino a fines humanitarios y una ayuda específica para las explotaciones lácteas en peligro de extinción.

Por último Faneca ha insistido en que la situación que las explotaciones ganaderas “están al límite de la supervivencia” y que “la falta de previsión de la ministra de Agricultura es inaceptable, ya que con su pasividad y enorme falta de responsabilidad ha permitido que la situación se haya deteriorado” hasta el extremo.