El PSOE exige que una subcomisión parlamentaria garantice que el crédito de los bancos llegue a familias y empresas

El grupo socialista vota la convalidación por coherencia, responsabilidad y por suponer una continuidad de las reformas del sector

Madrid, 16 de febrero de 2012.- El Grupo Parlamentario Socialista ha votado convalidación del Real Decreto-ley de saneamiento del sector financiero por coherencia y porque supone una continuidad en el camino de reformas en el sector emprendido tras la quiebra de Lehman Brothers y el estallido de la crisis financiera internacional.

Así se ha expresado este jueves ante el Pleno del Congreso, el portavoz socialista de Economía, Valeriano Gómez, en el debate de convalidación del Real Decreto-ley.

El portavoz socialista ha advertido que será la “última” vez si no hay un proceso previo de diálogo y acuerdos, respecto de las iniciativas del Gobierno en una materia que considera “trascendental” para el futuro de España y de su economía.

Gómez se ha referido a que “sobre todo lo hacemos por responsabilidad”. “Ustedes estuvieron desde la oposición demasiado tiempo viajando en el tren de la irresponsabilidad. Nosotros ese tren no queremos verlo aparecer ni de lejos”.

Garantías para que llegue el crédito a familias y empresas

Además, Gómez ha insistido en la necesidad de constituir una Subcomisión Parlamentaria, para ejercer “un seguimiento de todo el proceso de restructuración del sector y de forma especial de la evolución pormenorizada del flujo de crédito en las entidades que reciben estímulos o financiación pública”.

Según ha indicado, el Decreto Ley plantea como principal objetivo el restablecimiento del flujo de crédito a la economía real. “Esto no será así y no ocurrirá ni en el corto ni seguramente en el medio plazo. El esfuerzo que las entidades tendrán que realizar en nuevas provisiones detraerá recursos disponibles para el crédito”.

Por otro lado, ha dicho que el Gobierno ha añadido una reforma laboral que traerá más incertidumbre y más miedo, “dos cosas que nunca han contribuido a generar crecimiento y empleo. Tenía razón –dirigiéndose al ministro de Economía-, es una reforma agresiva. Pero ya que la reforma no guarda ningún equilibrio le recomiendo que lo guarde en Bruselas. El equilibrio nunca está de más y en Bruselas suele ser un buen acompañante”.

En opinión del portavoz socialista, uno de los ejes de esta reforma consiste en el estímulo a las fusiones entre entidades. “Pero nos preocupa caminar hacia una estructura de oligopolio con entidades sistémicas por su tamaño. Una concentración excesiva en el sistema financiero puede conducir a situaciones de exclusión bancaria que se habían desterrado de España hace muchos años”.

A Gómez le preocupa que no se pueda mantener un nivel alto de competencia en el sector financiero. “El objetivo no debe ser tener entidades más grandes sino entidades más sanas”.

Por ello, se ha mostrado partidario de reforzar los mecanismos de control para neutralizar el riesgo sistémico y por impulsar la protección de los usuarios de los servicios financieros. “Queremos una respuesta urgente del Gobierno y de las autoridades financieras y de supervisión sobre la actuación desleal para con sus clientes de algunas entidades en la colocación de participaciones preferentes. Y debe ser el Gobierno el que solicite explicaciones y plantee soluciones”.