El PSOE expresa su rechazo a que la Fundación Francisco Franco gestione las visitas al pazo de Meirás

"No se puede consentir que se vulnere la legalidad democrática y el Pazo se convierta en un lugar de peregrinaje y de exaltación de la dictadura y el fascismo", afirma Fernando Martínez

02/08/2017

El secretario de Memoria Histórica, Fernando Martínez, ha manifestado el absoluto rechazo del PSOE a que la Fundación Nacional Francisco Franco sea la encargada de gestionar las visitas al Pazo de Meirás. “Que, tras los sucesivos incumplimientos de la familia para abrir el Pazo al público, se entregue la gestión a una Fundación cuyos objetivos son la exaltación de la figura del dictador, minar los fundamentos de la democracia y vulnerar la legalidad con asesoramiento a alcaldes para incumplir la Ley de Memoria Histórica, solo puede entenderse como un insulto a las víctimas del franquismo, a sus familias y al conjunto de la ciudadanía de este país”, afirma Martínez, para quien estamos ante “toda una anomalía democrática que merece no solo la reprobación moral, sino también que las autoridades adopten las medidas necesarias para impedir que se consume”.

Martínez ha explicado que los socialistas gallegos han tomado la iniciativa en el Parlamento de la Comunidad, recabando de la Xunta de Galicia la información precisa sobre esta concesión e instándole a que tome las medidas necesarias para revertirla cuanto antes.

“No se puede consentir que se vulnere la legalidad democrática y el Pazo se convierta en un lugar de peregrinaje y de exaltación de la dictadura y el fascismo. La Comisión Ejecutiva Federal respalda a nuestros compañeros en Galicia, se suma a la iniciativa de partidos políticos y de múltiples entidades de la sociedad civil gallega que reivindican la devolución gratuita del Pazo de Meirás al dominio público, y, anuncia que, en el caso de que la respuesta no sea la de apartar a la Fundación del Pazo, presentaremos iniciativas en el Congreso de los Diputados instando al Gobierno de la Nación para que intervenga  ante una burla ante la que no se puede permanecer impasible”, concluye.