El PSOE iniciará una campaña para frenar la reforma de la Ley del Aborto y defender los derechos de las mujeres

Soraya Rodríguez Y Puri Causapié denuncian la “deriva retrógrada” del Gobierno y la “presión intolerable” de la Iglesia Católica, que pretenden “imponernos su moral” y “dar marcha atrás” en “un tema tan importante como los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y el derecho al aborto”

El PSOE va a iniciar una campaña dirigida a movilizar a la sociedad y a presentar iniciativas en el Parlamento y en todos los parlamentos autonómicos, para frenar la reforma de la Ley del Aborto y para defender los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Los socialistas han celebrado hoy, en el Congreso, una reunión de parlamentarios y parlamentarias para analizar la futura reforma de la Ley del Aborto, presidida por la portavoz socialista Soraya Rodríguez y por la secretaria de Igualdad del PSOE, Puri Causapié.

“Vamos a diseñar una estrategia parlamentaria dirigida a defender el derecho al aborto y a defender los derechos sexuales y reproductivos en este país”, ha explicado Puri Causapié. “No queremos que este país camine a una deriva, que es a la que nos está llevando este Gobierno, de eliminación de los derechos de las mujeres y de eliminación de las libertades”.

En respuesta a las “alarmantes” declaraciones del ministro de Justicia, la secretaria de Igualdad del PSOE ha afirmado que “las mujeres españolas hemos avanzado lo suficiente para que no vengan ni Gallardón ni la Iglesia Católica a imponernos su moral en temas tan importantes como los derechos sexuales y reproductivos y el derecho al aborto, que ya tenemos en este país, igual que en el resto de Europa”.

Por su parte, Soraya Rodríguez ha asegurado que los socialistas “no vamos a permitir que este gobierno conservador y retrógrado”, actuando “al dictado de los obispos de la Iglesia Católica”, vaya a aprobar “una legislación retrógrada”, una “marcha atrás en derechos civiles y libertades públicas”, que nos “sitúe en el ámbito de los derechos sexuales y reproductivos en una posición que no tiene ningún país de la Unión Europea”.

Por tanto –ha reiterado- “vamos a trabajar en el Parlamento y nos vamos a reunir en la calle con la gente, con las mujeres”, para “frenar esta reforma” y denunciar la “presión intolerable por parte de la Iglesia Católica” con la que se pretende acabar con la Ley de interrupción voluntaria del embarazo, “que era absolutamente necesaria y reclamada por los organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud”.