El PSOE insta a la comunidad internacional a implicarse a fondo en la erradicación de la mutilación genital femenina

Los socialistas se comprometen a trabajar para proteger la salud de las mujeres

Hoy, 6 de febrero, Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, el PSOE muestra su condena más firme a esta práctica cruel a la que cada día son sometidas alrededor de 6.000 niñas y adolescentes, siendo ya más de 100 millones las víctimas que se ha cobrado esta deleznable tradición que condena a las mujeres a una vida física sexual limitada y dolorosa, y que en muchos casos conlleva la muerte.

El Partido Socialista manifiesta la necesidad de impulsar leyes y medidas que contribuyan a poner fin a esta práctica y, en este sentido, valora de forma positiva que la inmensa mayoría de los países de la Unión Africana haya ratificado el Protocolo de Maputo, que fue adoptado por la UA en 2003, y en el que se comprometen a adoptar leyes y establecer sanciones para condenar todas las formas de mutilación genital.

Además de apoyar a las comunidades que trabajan para poner fin a esta práctica, el PSOE defiende la necesidad de impulsar programas de prevención, recordando que más de tres millones de niñas y mujeres están en riesgo de sufrir esta mutilación cada año.

En este sentido, el PSOE insta a la Comunidad Internacional a que trabaje en esta dirección, no sólo vigilando el cumplimiento de la legislación, sino impulsando también programas de educación y conciencia de la comunidad, potenciando a los grupos más destacados que defienden la abolición de esta práctica y apoyando a los profesionales que se oponen a la misma.

Por último, el PSOE se compromete a trabajar para erradicar este atentado gravísimo a la integridad de mujeres y niñas, a su salud física y psíquica, y a su libertad. Y recuerda que no es sólo una cuestión que afecta a África, sino que estamos ante una de las formas de violencia de género que se ha extendido por los países europeos, también a España, cuyo Código penal castiga cualquier tipo de mutilación. Por ello, aboga no sólo por trabajar en el país de origen, sino también con las comunidades de inmigrantes y estar vigilantes y atentos a la salud de las niñas.