El PSOE "no ve inevitable" un rescate y pide a Rajoy "que no tire la toalla" porque España "no puede permitírselo"

Emiliano García-Page insiste en que el Gobierno tiene que prorrogar la ayuda de 400 euros porque la sociedad no va a aceptar que el Ejecutivo sea "muy soberbio con los parados y muy débil con el sector financiero"

El secretario General de los socialistas de Castilla La Mancha, y vocal de la CEF del PSOE, Emiliano García-Page, ha asegurado esta mañana en Toledo que el Gobierno “se ha ido de vacaciones estudiando las condiciones de un rescate”, pero el Partido Socialista está convencido de que “hay alternativas”. El PSOE “no ve inevitable la intervención ni el rescate”, pero los españoles están viendo este mes “al presidente del Gobierno a punto de tirar la toalla”. Por eso, en nombre de los socialistas, Emiliano García-Page ha pedido a Rajoy que “no tire la toalla”: “Antes de claudicar” el principal partido de la oposición espera que “el presidente se reúna con todas las fuerzas políticas” para “evitar” el rescate porque “España no puede permitírselo después de estos meses dolorosos”.

García-Page ha lanzado otro mensaje a Rajoy. Ha afirmado que el PSOE “está dispuesto a hacer un frente único” para “evitar que claudique” Rajoy y sume a los recortes que ya sufre el país “un doble castigo: el de estos últimos meses y el que nos pueden infligir si hay rescate”. Es una “oferta y una defensa firme de nuestro país en Europa” la que hace el PSOE dispuesto a “ayudar al Gobierno a salir de la trampa” en la que cayó Rajoy al alabar a Merkel y al BCE. Son muchos años “piropeando” a la canciller alemana y al Banco Central Europeo “como para que ahora tenga fuerza y capacidad para hacerles cambiar”. “Es muy es difícil que le pueda torcer la mano de Merkel tras años de ponerla de ejemplo. Pero nosotros podemos ayudar a que el gobierno no tire la toalla”, asegura García-Page.

El secretario General de los socialistas castellano manchegos ha insistido, además, en que el Ejecutivo tiene que prorrogar la ayuda de 400 euros a los parados sin prestación y ha calificado como “políticamente obsceno” que el mismo gobierno que “perdona el fraude fiscal” mire “para otro lado con los que más lo necesitan”. Confía en que el gobierno acabe manteniendo la prestación y ha reiterado que son muchos los españoles que “no van a aceptar que el Gobierno sea muy soberbio con los parados y muy débil con el sector financiero, las dos cosas al mismo tiempo no cuajan”, concluyó.