El PSOE pide a Wert que “abandone la reforma” y dedique la financiación a “mantener el sistema educativo público”

Villafranca dice que la memoria económica de la LOMCE es "el resultado de las cuentas de Wert para su ley: menos programas de apoyo escolar, congelación de la oferta de plazas de cero a tres años para poder pagar revalidas, una disminución adicional de profesorado y financiación de colegios que segregan por sexos"

La Secretaria de Educación y Cultura, María del Mar Villafranca, ha pedido al ministro de Educación, José Ignacio Wert, que “abandone la reforma innecesaria e injusta de la LOMCE y dedique el poco dinero que rescata de los recortes, a mantener el sistema educativo público porque España se juega su salida de la crisis en la educación".

La responsable en Educación ha denunciado “el ejercicio de cinismo” del Ministerio de Educación que hoy presenta a las CCAA una memoria de financiación de la LOMCE “para segregar, mientras elimina todos los programas de avance en educación". Además, añade que "Wert, que se ha presentado como adalid de la recentralización, ahora quiere que sean las CCAA las que paguen la factura de su reforma".

Villafranca ha asegurado que "Wert pone 400 millones para hacer reválidas en cuatro años pero reduce 800, solo en un año de Gobierno". Para la responsable socialista esta memoria económica es “el resultado de las cuentas de Wert para su ley: menos programas de apoyo escolar, congelación de la oferta de plazas de cero a tres años para poder pagar revalidas, una disminución adicional de profesorado y financiación colegios que segregan por sexos".

En su opinión, la memoria económica de Wert es “un ejemplo más de improvisación, la falta de rigor y de coherencia”. En este sentido, Villafranca ha recordado que la memoria no recoge el Plan de Reformas, presentado hace un año, que pretendía reducir un punto y medio, hasta el 3,9 % del PIB, dedicado a educación. Además, el Ministerio se hace “un lío” con las cifras de profesorado, ya que no aparece cuantificado correctamente el coste del profesorado, que va a desaparecer con el nuevo 4 de la ESO y su desdoble en la FP básica.