El PSOE pide al Gobierno que "rectifique sus políticas sanitarias equivocadas" que "perjudican la salud de los ciudadanos"

El PP rechazará con el rodillo de su mayoría absoluta la moción socialista, apoyada por el resto de grupos parlamentarios_x000D_

El portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Socialista, José Martínez Olmos, ha reclamado hoy al Gobierno, en el Pleno del Congreso, que “rectifique las políticas sanitarias equivocadas” adoptadas por el Gobierno en el Real Decreto Ley 16/2012, “que perjudican la salud de los ciudadanos”.

Olmos ha instado al PP a apoyar “el desarrollo de las medidas normativas que permitan volver a situar el sistema sanitario y el derecho a la atención sanitaria y a la protección de la salud como un derecho de ciudadanía”, algo que permitiría –ha dicho- “reconciliar al PP con la mayoría sociedad” y “sentar las bases de lo que pudiera ser el encuentro en el ámbito parlamentario de lo que muchos reclaman como un pacto por la sanidad”.

Para ello, el Grupo Socialista ha defendido una moción, que “recoge la preocupación de los ciudadanos y los profesionales por las consecuencias de las políticas sanitarias del Gobierno”, en la que reclaman que se asegure la universalidad del derecho de los ciudadanos a la protección de la salud y la atención sanitaria, incluyendo a los inmigrantes en situación irregular, y piden que se evalúe el impacto de las medidas y recortes adoptados por el Gobierno. En este sentido, el portavoz socialista ha subrayado que la incorporación de copagos farmacéuticos y de otras prestaciones supone un “obstáculo real” en el acceso a los mismos para algunos ciudadanos, sobre todo pensionistas, crónicos o pacientes con enfermedades raras.

El PSOE reclama, además, un nuevo modelo de financiación “que asegure la suficiencia, equidad y cohesión del sistema público”. Para Martínez Olmos, la deuda de cerca de 9.000 millones de euros generada en 2012 “certifica el fracaso del Real Decreto Ley del Gobierno en términos de sostenibilidad”.

Subvenciones a programas de donación y trasplante de órganos

De igual modo, el portavoz socialista ha pedido al Gobierno que “su política económica no ponga en riesgo programas de salud que el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas desarrollan mediante subvenciones”, como los de formación en materia de donación y trasplante de órganos, y programas preventivos muy relevantes, como los del VIH-SIDA.

Por ello, la iniciativa socialista contempla que se mantenga y asegure la dotación presupuestaria de los programas de formación en materia de donación y trasplante de órganos –cuyas partidas han disminuido en un 20%- y que las subvenciones no se supediten al cumplimiento de los objetivos de déficit por parte de las CCAA, lo que supondría “una discriminación por razones económicas que generaría desigualdades en la protección de la salud y que terminarían pagando los ciudadanos de determinadas comunidades”. Y, finalmente, plantea impulsar el desarrollo de la Ley General de Salud Pública, “apostando por las políticas de prevención y promoción de la salud”.