El PSOE pide el voto secreto en urna para una iniciativa de rechazo a la reforma de la Ley del aborto

La socialistas quieren que "todos los diputados y diputadas puedan manifestarse con toda libertad" sobre la retirada del anteproyecto de Ley, algo que "desea mayoritariamente la sociedad española, los partidos políticos, e incluso mucha gente dentro del PP"

El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado hoy, en el Registro del Congreso, una petición solicitando que la votación de la proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista sobre retirada del anteproyecto de Ley de reforma de la vigente Ley de aborto, que se debatirá el próximo martes en el Pleno, sea “secreta por papeletas”.

El pasado martes, la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, ya anunció la petición del voto secreto “para que el Congreso pueda pronunciarse” sobre la retirada del anteproyecto de ley de reforma de la ley del aborto y para que “todos los diputados y diputadas puedan manifestarse con toda libertad, y consigamos una mayoría que permita su retirada”, algo que –aseguró- “desea mayoritariamente la sociedad española”, que “pedimos los partidos políticos”, y que incluso “mucha gente dentro del PP -muchos alcaldes, concejales y militantes-, celebraría enormemente que saliera una votación a favor de la retirada del anteproyecto”.

Si es verdad que algunas diputadas y diputados del PP no comparten el anteproyecto de ley del Gobierno -sostienen los socialistas- tendrán la oportunidad de demostrarlo votando en secreto a favor de esta iniciativa donde se pide al Gobierno la retirada urgente e inmediata de “este vergonzoso anteproyecto de Ley” que “atenta contra la libertad de las mujeres y restringe sus derechos”.

En la iniciativa, el PSOE plantea la necesidad imperativa de impedir la contrarreforma del aborto en España y denuncia el “enorme retroceso normativo social e ideológico” que vuelve a “situar a las mujeres españolas en la clandestinidad”, suprimiendo su derecho a “decidir responsable consciente y libremente sobre su sexualidad y maternidad”, y que afecta igualmente a la “garantías sanitarias” y a la “seguridad jurídica” de las mujeres y de los profesionales sanitarios.

Los socialistas subrayan la división que ha provocado la reforma propuesta por Alberto Ruiz Gallardón dentro del Partido Popular, con declaraciones de cargos públicos y miembros del PP discrepando de su contenido, y el rechazo mayoritario que está provocando en toda la Unión Europea, donde sólo ha recabado la felicitación de la “derecha más extrema”.