El PSOE pide reforzar la dimensión política e institucional en la crisis en Malí para evitar otro Afganistán

El Partido Socialista expresa su solidaridad con los demócratas en Malí y rechaza enérgicamente cualquier negociación que conlleve aplicar la sharia_x000D_

Ante la grave situación que atraviesa Malí tras la revuelta tuareg en el norte del país hace ya casi un año, y el posterior golpe de Estado el pasado marzo, el Partido Socialista está profundamente preocupado por la continuada y gravísima crisis institucional, política y territorial que vive el país, y ha registrado una iniciativa parlamentaria que reclama el refuerzo democrático en Malí.

Firmada por la Vicesecretaria General y responsable de Política Internacional, Elena Valenciano, en nombre del Grupo Socialista, la Proposición no de Ley califica de inaceptable la dimisión forzosa del primer ministro, Cherck Mobido Diarrá, por parte de militares golpistas, y pide al Gobierno de España que impulse, tanto en el seno de la Unión Europea, como en el de Naciones Unidas, el refuerzo de la dimensión política e institucional en el tratamiento de la crisis en Malí para evitar caer en un enfoque predominantemente militar.

La dirigente socialista ha alertado de la amenaza a la seguridad en todo el mundo que representa el control del norte del país por parte de redes de crimen organizado y de narcotráfico, “una amenaza muy directa para Europa y España”, y ha pedido al Ejecutivo del PP que trabaje junto a sus socios europeos para restablecer la democracia en Malí, garantizar la laicidad, la igualdad entre mujeres y hombres y la integridad territorial.

“Abogamos por un amplio diálogo nacional de las fuerzas democráticas que desemboque, lo antes posible, en la celebración de unas elecciones libres y transparentes”, ha declarado Valenciano, que ha expresado el apoyo y la solidaridad del Partido Socialista con las fuerzas demócratas en Malí y ha rechazado enérgicamente cualquier negociación que conlleve aplicar la sharia en una parte o en todo el país.

Alarmados también por la grave crisis alimentaria, que afecta a más de 4,5 millones de personas en el país, la iniciativa parlamentaria pide al Gobierno de España, en el marco de la UE, que promueva medidas económicas y comerciales que contribuyan a la viabilidad y recuperación económica del país y que reanude, en cuanto las condiciones lo permitan, la cooperación al desarrollo y refuerce la ayuda humanitaria.

“La Comunidad Internacional no debe repetir errores del pasado y ha de evitar a toda costa que Malí se convierta en un nuevo Afganistán o Irak”, ha concluido Elena Valenciano, reclamando todos los medios disponibles para apoyar al Secretario General de Naciones Unidas y al recientemente nombrado enviado especial para el Sahel, Romano Prodi