El PSOE pide respeto tanto para las manifestaciones religiosas como para las laicas

Valenciano ha subrayado a EFE las "enormes diferencias" de los movimientos de protesta vividos en España y en Reino Unido

La coordinadora de la campaña electoral del PSOE, Elena Valenciano, ha pedido respeto tanto a las manifestaciones religiosas que acompañarán esta semana en Madrid al papa Benedicto XVI como a las laicas, críticas con esta visita.

"Se trata de convivir, de hacer convivir las dos cosas, pero tanto respeto merecen unos como otros", ha señalado en declaraciones a Efe, convencida de que no habrá problemas con la "marcha laica" organizada para el miércoles, la víspera de la llegada del pontífice.

A su juicio, es "perfectamente natural" que los ciudadanos que siguen al papa "se manifiesten por las calles" y que las personas críticas con la visita también puedan ejercer su derecho.

Las organizaciones laicas que han organizado la marcha del 17 protestarán por el uso de fondos públicos durante la visita, pero Valenciano no ha querido hacer comentarios al recordar que, según las informaciones disponibles, la mayor parte de la financiación del viaje procede de los creyentes que han decidido colaborar.

Tampoco ha querido lucubrar sobre el mensaje que traerá a Madrid Benedicto XVI, quien en viajes anteriores se ha mostrado muy crítico con varios de los proyectos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

"El Papa viene a hacer una visita pastoral, por lo tanto creo que su discurso tendrá que ver con su misión pastoral", ha confiado.

Por otra parte, La coordinadora de la campaña electoral del PSOE ha contrastado la "pelea dura" vivida en el Reino Unido con la "madurez" del 15-M, y ha elogiado la respuesta dada en su día por Alfredo Pérez Rubalcaba aunque el PP pidiera que se disolvieran las protestas "a bastonazos".

Valenciano ha subrayado las "enormes diferencias" de los movimientos de protesta vividos en España y en el Reino Unido, del contexto social de los dos países y de la respuesta de las autoridades.

A su juicio, el 15-M es un movimiento "fundamentalmente pacífico" de "gente guiada por la buena fe", que reclama mejoras en el funcionamiento de la democracia y en la relación entre los ciudadanos y el poder, "no antipolítico y de protesta dura", como el británico.

"Hay problemas sociales de fondo en Gran Bretaña que no estaban resueltos y, lejos de mejorar la perspectiva, el Gobierno conservador de Cameron ha golpeado en el flanco de las personas que tenían mayores dificultades", ha reiterado Valenciano.

A su juicio, el "enorme recorte" en el número de becas y otras medidas posteriores del gobierno británico prendieron sobre la base de un profundo descontento social.

Según la dirigente socialista, el 15-M también es reflejo de "un descontento que no hay que eludir", pero se diferencia en que ofrece "muchos elementos para el diálogo y el acuerdo".

Valenciano valora la respuesta del Gobierno ante las protestas: "¿Qué hubiera sucedido si Rubalcaba, en los primeros días del movimiento 15-M, hubiera actuado como el PP le pedía que hiciera, que pedía sacar a la gente de la calle a bastonazos?", se pregunta.

Al margen de algunos incidentes "aquí se ha hecho mucho mejor", ha sostenido la dirigente del PSOE, partido que, a pesar de subrayar sus diferencias con los "indignados", mantiene contactos informales con miembros de este movimiento a través de las redes sociales.