El PSOE pide un fondo de mil millones para ayudar a las familias en situación de pobreza

"Si podemos dar 60.000 millones para rescatar a la banca, cómo no vamos a poder disponer de 1.000 millones para rescatar a los ciudadanos", ha reclamado Trinidad Jiménez

La secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, ha defendido hoy en el Pleno del Congreso la creación de un Fondo de Emergencia para atender a las familias en situación de pobreza y exclusión social, con una dotación de 1.000 millones de euros, del que –ha asegurado- se podrían beneficiar más de medio millón de familias.

Los socialistas han consensuado una enmienda transaccional con el resto de grupos parlamentarios en torno a esta iniciativa, a la que se opone el PP.

“Debemos ser capaces de ofrecer respuestas concretas a los ciudadanos y hacer frente a uno de los problemas más graves que está padeciendo nuestro país. No podemos permitir que la fractura social se amplíe cada día más. Si podemos dar 60.000 millones de euros para rescatar a la banca, cómo no vamos a poder disponer de 1.000 millones para rescatar a los ciudadanos”, ha reclamado Trinidad Jiménez.

Se trataría –ha explicado - de “un fondo coyuntural para contribuir a paliar la situación de extrema necesidad de cada día más ciudadanos”, afectados por situaciones dramáticas, como el paro o los desahucios, que “está poniendo en riesgo la cohesión social”.

Financiar servicios sociales básicos

El fondo que propone el PSOE proporcionaría recursos para financiar los servicios sociales básicos que prestan los ayuntamientos, a través del Plan Concertado, y para extender los programas que lleva a cabo el Tercer Sector, “desbordados por el aumento de los usuarios”. También apoyaría a las Comunidades Autónomas ante el incremento del número de beneficiarios de las rentas mínimas garantizadas —las rentas de inserción—.

Estos recursos servirían para reforzar los programas de inserción laboral de colectivos con bajo nivel de empleabilidad y vulnerabilidad social, a través de la cooperación con centros especiales de empleo, empresas de inserción, promoción del autoempleo o del mercado laboral normalizado. También para poner en marcha programas de apoyo socioeducativo y de apoyo a la infancia, mediante ayudas económicas para libros y material escolar, transporte, comedores y becas. Asimismo, para restablecer los programas de ayuda a domicilio para personas dependientes en riesgo de exclusión. Y para la promoción de los planes locales para la inclusión social, dirigidos a los grupos de población en situación de vulnerabilidad social, sobre todo infancia, parejas jóvenes con hijos, mujeres solas con familiares a cargo, que incluyen acciones de servicios sociales, educación, empleo, etc. pero también ayudas económicas para alimentación y gastos de la vivienda.

1% del IRPF para el Tercer Sector

Por otro lado, los socialistas han reclamado también al Gobierno que amplíe del 0,7 al 1 el porcentaje del IRPF destinado a financiar actividades de interés social. Una propuesta que “tiene que ver con nuestro compromiso con la labor social que viene realizando el Tercer Sector”, que prestan servicios de apoyo directo a más de 5 millones de personas, en su mayoría en situación de vulnerabilidad y exclusión social.