El PSOE presenta iniciativas en todas las instituciones en defensa de la Ley de Desarrollo Rural y de una política rural de Estado

Madrid, 5 de julio de 2012.- El PSOE va a presentar iniciativas en Ayuntamientos, parlamentos autonómicos, Congreso y Senado defendiendo una política de estado para el medio rural y la aplicación de la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural aprobada en 2007 y de los Planes de Desarrollo subsiguientes elaborados en todos los territorios durante la pasada legislatura en el marco de un proceso de amplísima participación, y que el actual Gobierno del Partido Popular ha decidido no aplicar.

Esta medida está coordinada por las Secretarías Federales de Ciudades y Política Municipal, Relaciones Institucionales y Política Autonómica y ordenación del Territorio y Sostenibilidad. Para los socialistas no se podrá salir de la crisis si se ignora que España es un país eminentemente rural, el 90% del territorio en el que vive más de un 20% de la población, la totalidad de nuestros recursos naturales y una parte muy significativa del patrimonio cultural.

Al Gobierno del Partido Popular le han bastado sólo seis meses para dar la espalda al medio rural, incumpliendo una vez más sus promesas electorales y poniendo en cuestión el desarrollo de una Ley cuya puesta en marcha estaba consensuada con ayuntamientos, comunidades autónomas y colectivos rurales, un instrumento de fomento aceptado, plenamente integrado en los territorios y muy necesario para un colectivo especialmente golpeado por la crisis, como es el de las gentes del mundo rural, dejando en la cuneta más de 200 planes de zona que podrían haber impulsado la capacidad productiva, social y ambiental de gran parte del territorio de nuestro país.

Es preciso devolver el protagonismo y reconocer el valor que el medio rural tiene para la vertebración y la cohesión territorial, algo que el Ejecutivo central ha olvidado completamente. Tenemos la ley, tenemos el programa, tenemos los planes de zona un mundo rural que necesita del apoyo del Gobierno central para asegurar el mantenimiento de las dotaciones básicas en los próximos cinco años de vigencia de los planes.

Estamos hablando de aprovechar los recursos y el saber que el medio rural atesora para luchar contra el cambio climático, para satisfacer las necesidades de suelo agrario y forestal, para producir energías limpias y cubrir demandas de ocio y de conservación de la naturaleza.

En las iniciativas se hace una referencia a los últimos incendios de Valencia, Castellón Murcia y Albacete, que han demostrado que no existe una gestión forestal razonable en gran parte de nuestro país, en el que existen 28 millones de hectáreas arboladas, de ellas 3 millones incorporadas en los últimos treinta años como consecuencia del abandono de los suelos de cultivo y del medio rural, 500 millones de metros cúbicos de madera, con un crecimiento anual de 50 millones de metros cúbicos que no se aprovechan convirtiéndose en combustible para la catástrofe. Y unas posibilidades de rendimiento de biomasa excedentaria para producir hasta un 15% del total de la energía que consumimos. En algunas zonas donde se ha producido esta catástrofe se iban a desarrollar modelos de aprovechamiento de biomasa con las entidades locales, algo que desgraciadamente se ha perdido.