El PSOE presenta su alternativa a las cuchillas en Melilla para "gestionar la frontera con seguridad y eficacia"

El portavoz de Interior, Antonio Trevín asegura que "el Ministerio tiene que abandonar su soberbia, tacañería y la torpeza" _x000D_

El portavoz socialista de Interior, Antonio Trevín, y José Martínez Olmos, diputado adscrito a la oficina parlamentaria de Melilla, han registrado hoy una proposición no de ley sobre adopción de medidas para gestionar con eficacia y seguridad la frontera de Melilla para su debate tanto en Pleno como en Comisión.

La iniciativa parlamentaria socialista contempla 9 medidas: además de la exigencia de la retirada inmediata de las cuchillas instaladas, cuatro son relativas a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado –incremento de efectivos, mejorar sus medios materiales, sus condiciones laborales y dictar una instrucción sobre procedimientos a seguir con inmigrantes en situación irregular-; dos tienen que ver con mejorar la inteligencia y aumentar la tecnología de control de la frontera –“mediante el uso, entre otros, de aviones no tripulados”- y la puesta en marcha de la denominada “frontera inteligente”; y otras dos señalan la necesidad de reforzar la colaboración y cooperación con Marruecos y con la UE en la lucha contra la inmigración irregular, así como la cooperación con países de origen y tránsito en la lucha contra las mafias que trafican con seres humanos.

En declaraciones a los medios, ambos han defendido esta iniciativa parlamentaria socialista como la alternativa a la valla con cuchillas que impone el Gobierno del PP.

"El ministerio tiene que abandonar su soberbia, tacañería y la torpeza", resumió Trevín. “Torpeza –explicó-, por mantener sistemáticamente hasta ayer mismo que las cuchillas no cortaban” y “porque son ineficaces”. “Tacaño”, por la falta de presupuesto para el trabajo de los CFSE. “Todas estas medidas –las que recoge la iniciativa socialista- el Ministerio podía conocerlas desde hace muchos meses”, pero “su soberbia impidió escuchar a quien sabía y estaba cerca del problema”, como "sindicatos y asociaciones de guardias civiles, ONG que están trabajando en las fronteras y sociedad civil organizada que trabaja estos temas".

“Incluso –añadió Trevín- no escuchó a excelentes equipos técnicos de funcionarios del propio Ministerio del interior que conocen muy bien el problema”.

“Sí hemos escuchado nosotros las últimas semanas”, destacó el portavoz de Interior, para traer una propuesta “que goza de un consenso muy amplio entre los sectores que tienen relación con el problema”.

Cinismo político de Rajoy

“No hay que ser médico para saber que las cuchillas cortan”, afirmó Martínez Olmos, que denunció "el cinismo político" y "la falta de sensibilidad" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por no saber si las cuchillas de la frontera cortan. “Pero corta más el hambre”, subrayó, para defender que "España no puede tolerar un sistema de control de flujo migratorio que no sea respetuoso con los derechos humanos". En ese sentido, Martínez Olmos denunció que los planteamientos del Gobierno frente a la inmigración "son ideológicos", como han demostrado también con medidas como la "expulsión de los inmigrantes de la sanidad pública".