El PSOE quiere acabar con el secreto en las compatibilidades de los diputados

El grupo socialista del Congreso presenta tres iniciativas para aumentar las salvaguardas para garantizar las compatibilidades

El grupo socialista del Congreso ha presentado este miércoles tres iniciativas dirigidas a aumentar las salvaguardas para garantizar las compatibilidades de los diputados y eliminar el secreto actualmente vigente sobre la declaración de actividades profesionales de los parlamentarios.

El presidente de la Comisión del Estatuto del Diputado, el socialista Francesc Vallés, ha explicado este miércoles en rueda de prensa el contenido de estas propuestas, cuyo objetivo es dotar de mayor transparencia el proceso, lo que contribuirá a afianzar la democracia.

Sobre esta misma cuestión han presentado este miércoles una proposición no de ley IU e ICV, esgrimiendo el debate público y el debate social que están suscitando algunos casos, como el del diputado del PP Fernando López Amor, que ha pedido trabajar para una empresa que mueve los derechos de las retransmisiones televisivas del fútbol.

Todo esto se produce un día antes de que el pleno del Congreso vote el último informe de incompatibilidades remitido por la comisión, a puerta cerrada y en secreto.

Vallés ha cuantificado en algo más de medio centenar los diputados que tienen otra actividad muy remunerada, relacionada estrictamente con el ámbito privado.

Mediante sus iniciativas, los socialistas aspiran a que el presidente del Congreso, José Bono, articule todos los mecanismos adecuados para dar publicidad a las actividades profesionales de los diputados.

También pretenden que se elabore un informe con recomendaciones dirigidas a la subcomisión que estudia la reforma de la Ley Electoral, en la medida en que se delimite mejor el régimen de incompatibilidades.

Otro informe, que sería encargado en este caso a los servicios jurídicos, determinaría si la Comisión del Estatuto del Diputado tiene competencias para analizar e investigar si la compatibilidad otorgada a los diputados se ajusta a lo reglamentado.

Una indagación que se llevaría a cabo, por ejemplo, en aquellos casos en los que algún diputado que trabaje para una empresa privada obtenga contratos de Administraciones Públicas, habida cuenta de que la ley lo prohíbe.

Estas mismas consideraciones están incluidas en la proposición de IU e ICV, que ambicionan un papel más activo y verificador de la Comisión del Estatuto del Diputado.

Actualmente, las actividades profesionales de los diputados no son secretas, pero es necesario hacer una petición previa a la Mesa del Congreso y conseguir el visto bueno de la Cámara para acceder a ellas.

Pero tanto el PSOE como IU-ICV abogan por crear una especie de registro público, al que pueda acceder cualquier persona, para saber qué hacen los diputados en sus actividades fuera del Parlamento.

Se trata, en definitiva, de ver hasta dónde pueden llegar las compatibilidades, que se rigen por la ley de incompatibilidades, el reglamento de la Cámara y la Ley Orgánica del Régimen Electoral.

Francesc Vallés, quien ha convocado una reunión de la comisión para el miércoles de la próxima semana, se ha comprometido a buscar el máximo consenso a fin de sacar adelante estas medidas.

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, ha considerado en rueda de prensa que este asunto es "tan vidrioso" que lo más idóneo sería incompatibilizar cualquier actividad remunerada ajena a la extensión del carácter de diputado, con lo que quedarían exentos, por ejemplo, las tertulias o charlas.

"Hace mucho tiempo que IU mantiene una posición de máximos" en este tema y le gustaría que no se ap...