El PSOE "rechaza de plano" la reforma local que conduce a "la privatización de los servicios públicos municipales"

Zarrías critica que el Ejecutivo “pretenda ocultar el alcance real” de la reforma lanzando dos temas como son la reducción de concejales, con el que el PSOE no está de acuerdo, y las retribuciones de los cargos electos locales

El Secretario de Ciudades y Política Municipal, Gaspar Zarrías, ha mantenido esta tarde una nueva reunión de trabajo con secretarios provinciales de Política Municipal sobre el anteproyecto de Ley Local, en la que se ha puesto de manifiesto que los socialistas “rechazan de plano pactar con el gobierno una reforma cuyo objetivo último es la privatización de los servicios públicos municipales”.

“El Gobierno –ha explicado Zarrías- pone como elemento central de la propuesta el ahorro de 3.500 millones de euros, pero no hay ningún elemento en el Anteproyecto, ni en la estructura municipal, ni en el ejercicio de las competencias, que implique este ahorro. Lo único cierto es que los servicios públicos se van a gestionar con un mayor coste para los ciudadanos y por supuesto con una menor eficacia al dejar de ser prestados por el Ayuntamiento que, al ser la administración más cercana al ciudadano, es la que mejor conoce sus necesidades”, señaló Zarrías.

“La reforma que nos plantea el Gobierno cambiará la forma en que los ayuntamientos prestan los servicios a los ciudadanos”, que como señaló el responsable socialista pasarán a ser “menos cercanos, menos eficaces y más caros”.

Zarrías ha criticado además que el PP haya lanzado, junto a la reforma de la Ley Local, dos aspectos adyacentes: la reducción de concejales y las retribuciones de los cargos electos locales, con la intención de “ocultar el alcance real de la reforma local” que no es otro –insistió- que “la privatización de los servicios públicos municipales”.

No a la reducción de concejales y sí a la racionalización de las retribuciones

Sobre la reducción del número de concejales, el responsable socialista denunció que el Gobierno lo plantee con el pretexto de un supuesto ahorro. “Es rotundamente falso: de los 8116 ayuntamientos que hay en España, 6.850 tienen menos de 5.000 habitantes, de los que 4.862 son municipios de menos de 1000 habitantes. En todos ellos los concejales o no cobran o cobran muy poco; son un “batallón de voluntarios” al servicio del ciudadano. Concejales que los vecinos conocen, que identifican y a los que les piden soluciones independientemente de las competencias del municipio. ¿Estos son los concejales que el PP quiere eliminar?”, se preguntó Zarrías.

“Porque si realmente quiere ahorrar, nosotros ya les hemos propuesto la derogación de la parte de la Ley de grandes Ciudades que ha permitido engordar sin control los aparatos municipales de las grandes ciudades que son además las que más deuda contraída tienen (sólo el Ayuntamiento de Madrid tiene una deuda de 7.000 millones). La eliminación de concejales sólo provocará menos pluralidad y menos democracia en las instituciones. Una reducción de concejales afectará a la representatividad de los grupos minoritarios en los Plenos municipales y restará participación ciudadana. Con los socialistas que no cuenten”, apuntó el dirigente socialista.

“Lo que sí creemos que se pude racionalizar –continuó Zarrías- son las retribuciones de los cargos electos. Debemos homologarlos, poniendo topes en los salarios, regulando los que trabajan en exclusividad, las dietas de los que continúan ejerciendo su profesión, regulando el régimen de incompatibilidades para garantizar ‘un político un salario’…”.

En este punto, Zarrías ha avanzado que “los socialistas estamos trabajand...